Los otros Silicon Valley

silicon-valley-sign-lg

Son notables los intentos que han surgido alrededor del Globo de emular el hub de industrias de alta tecnología surgido en el Valle del estado estadounidense de California, en gran medida, gracias a la intervención de los profesores William Shockley y Frederick Terman.

Terman, profesor de la Universidad de Stanford, consideró que unos terrenos sin utilizar por la universidad podían ser perfectos para el desarrollo inmobiliario e intelectual y estableció un programa con el que incentivar la permanencia de los estudiantes una vez licenciados, proveyéndoles de recursos financieros a través de diversas iniciativas de capital riesgo. Dicho programa se amplió en 1951 creando el “Parque Industrial de Stanford”.

Lo logrado en el Valle se pretendió replicar en la ciudad de Nueva Yersey que, aunque ya contaba con un importante hub que daba alojamiento a los centros de investigación y alta tecnolgía de más de 700 empresas y acumulaba la presencia de más de 50.000 ingenieros, adolecía de falta de un centro de formación universitaria del nivel de la prestigiosa Stanford, de tal manera que las emrpesas debían nutrirse de fuerza de trabajo en el exterior. Diversas disputas entre las empresas líderes de la zona evitó el nacimiento de una universidad que potencialmente habría podido suponer la primera semilla de un Silicon Valley en la costa Este de los EE.UU. Otras iniciativas de Terman, como en la ciudad de Dallas, también fracasaron.

En los 90 el profesor de Harvard Michael Porter lanzó un modelo de creación de centros de innovación regionales alrededor de centros de investigación universitaria. La fórmula se repetía de forma recurrente: se seleccionaba una industria disruptiva, se construía un centro de investigación próximo a una universidad, se creaban paquetes de incentivos fiscales para favorecer el establecimiento de empresas y se dotaba de financiación e inversión privada.

A pesar de las buenas intenciones y de las inversiones y de las inversiones multi-billonarias, nunca se ha podido replicar el éxito de Silicon Valley principalmente por la falta de un ingrediente fundamental: la gente.

Technology Review acaba de publicar un especial sobre Silicon Valley en el cual se analizan las palancas que deberían manejar los gobiernos para lanzar alternativas que puedan competir con el liderazgo histórico logrado alrededor de la Universidad de Stanford. En esta sencilla infografía el MIT Technology Review analiza diversos clusters tecnológicos que están surgiendo en países como Reino Unido, Rusia, India, Israel, Francia y China estudiando variables como la cultura empresarial, la presencia de capital riesgo, la penetración de Internet, las facilidades de acceso a inmigrantes con un posible pasaporte emprendedor, la existencia de leyes de protección de propiedad intelectual, la presencia de inversión pública para el nacimiento y desarrollo de estos nodos de desarrollo e innovación o hasta cuestiones más prácticas como lo benévolo o no del tiempo atmosférico.

 

Imagen destacada: www.digitaltrends.com

Infografía: MIT Technology Review

Contenidos Relacionados

Top