e-conomía

Londres, la ciudad con más oportunidades del mundo

Londres
Escrito por Mihaela Marín

Un estudio analiza las ciudades con más posibilidad de desarrollo en el futuro, en base a diversos aspectos como la preparación tecnológica. Londres es la ganadora, pero la capital española sorprende por su resistencia ante la crisis.

La última investigación de mercado de PricewatherhouseCoopers  (PWC) ofrece una clasificación de las primeras treinta ciudades con más oportunidades del mundo, analizando su entorno tecnológico, económico y cultural. El estudio forma parte de un proyecto amplio empezado en el año 2007 con el fin de hacer conocidas las políticas que mejor han funcionado para las personas y las economías de los entornos urbanos en crecimiento. Al mismo tiempo los analistas afirman que su investigación no se propone valorar sino más bien enseñar las direcciones que puedan mejorar la actividad de los negocios, de las administraciones públicas o comunidades dentro de la ciudad.

Londres, Nueva York y Singapur son las ciudades que dominan la clasificación

En total se han analizado diez indicadores estructurados en tres grandes grupos: educación y tecnología, calidad de vida y el poder económico. Algunas de las ciudades han cumplido con éxito sólo algunas de ellas mientras que otras han obtenido puntos suficientes para encabezar la lista en una clasificación general. Según los resultados finales, Londres ocupa la primera posición de las ciudades con más oportunidades para el crecimiento, seguida a muy poca distancia por Nueva York, mientras que el tercer puesto va destinado a Singapur.

Una de las conclusiones más importantes apunta a la mejor fórmula que ha hecho crecer a las ciudades más eficientes del mundo: la existencia de “un círculo virtuoso de fuerzas económicas y sociales”. Según el informe el alto nivel de la calidad de vida equilibrado con un fuerte entorno empresarial e infraestructura sólida son los principales activos que se necesitan para crear ciudades con un nivel alto de vida.

 

pwc

La fuerza del capital intelectual e innovación se queda en Europa

En el contexto actual de globalización el inglés se convierte en la principal herramienta que permite el acceso a la innovación tecnológica. Según el informe de PWC, París es la ciudad que más puntos acumula y consigue posicionarse en el primer puesto de los núcleos urbanos con el mayor nivel de capital intelectual e innovación, dejando a Londres en la segunda posición.

De las primeras diez ciudades que se incluyen en esta clasificación, siete son de habla inglesa. Al lado de París que es la ganadora, las otras donde el inglés no es el idioma de investigación intelectual son Estocolmo y Tokio. El hecho de que París encabeza la lista indica que los países de habla no inglesa tienen la capacidad de competir a nivel intelectual y tecnológico a nivel mundial. Por otro lado Estocolmo también ha conocido un progreso significativo desde un estudio parecido realizado el año pasado. Ahora la capital sueca es una de las ciudades de más rápido crecimiento de Europa.

Oportunidades creadas por la tecnología

El acceso al Internet en escuelas, el sistema económico digital, el desarrollo de software y diseño multimedia han sido los indicadores que se han tenido en cuenta a la hora de decidir cuáles son las ciudades más desarrolladas tecnológicamente.

Según el informe Londres y Seúl comparten el primer puesto en el ranking de las ciudades más innovadoras a nivel tecnológico. En el tercer puesto encontramos otra vez a Estocolmo, seguido muy de cerca por Hong Kong que destaca con un salto de seis puestos más en comparación con estudios anteriores. Aparte de estas, Berlín es otra ciudad europea que ha conocido un desarrollo significativo en el último año, confirmando su reputación creciente de centro de tecnología avanzada en Europa.

 

Madrid

 Imagen

 

Madrid, la sexta ciudad más atractiva del mundo

En sus observaciones, los analistas de PWC afirman que las ciudades con más éxito han sido las que han sabido seguir progresando incluso en condiciones económicas o políticas difíciles. Uno de los factores que les ha permitido crecer ha sido la capacidad de mantenerse abiertas en el contexto de las relaciones comerciales globales y del cambio de ideas.

Entre las ciudades que mejor han cumplido el objetivo de conectividad internacional, Londres domina la clasificación a nivel mundial ganando el título de ‘portal’ del mundo. La posición geográfica estratégica ha sido un factor esencial que ha contribuido en estimular sus cambios económicos internacionales.

Pero uno de los ejemplos que más impresiona por su tenacidad y capacidad de cumplir sus objetivos urbanos a pesar de la complicada situación económica del país ha sido Madrid. La capital española ha conseguido ocupar el sexto puesto entre las ciudades más atractivas del mundo al lado de rivales muy potentes como París, Nueva York, Pekín o Tokio. Madrid también se sitúa como la séptima ciudad del mundo por su capacidad de aglutinar reuniones y convenciones internacionales.

La capital también consigue posicionarse favorablemente entre los primeros diez núcleos urbanos con mejor calidad de vida: el sistema sanitario le posiciona en el quinto puesto y la calidad de aire le coloca en el octavo, el mismo que Berlín. El informe también apunta que superar la crisis se convierte en la misión más urgente pero, a pesar de esta difícil coyuntura, los analistas indican que la capital española tiene muchas oportunidades de salir adelante por ser la cuarta ciudad europea con mayor facilidad para hacer negocios.

Singapur, la ciudad con el mayor nivel de calidad de vida

Uno de los elementos que se han tenido en cuenta en el análisis del nivel de vida dentro de las ciudades ha sido el sistema de transporte y la fácil movilidad urbana. Según los resultados del informe Singapur encabeza la lista de las ciudades con mejor nivel de calidad de vida en cuanto a coste de transporte y calidad de viviendas. Entre las otras participantes de este ranking Buenos Aires y Seúl ocupan el tercer puesto, seguidas por París, Londres y Madrid.

Por otro lado el sistema de salud y la seguridad ha sido otras de las variables analizadas. Se ha podido observar que las primeras cinco ciudades que cumplen con éxito este indicador tienen una población reducida, la media se ha registrado por debajo de 2,5 millones de habitantes. Entre estas Estocolmo se sitúa en la primera posición, mientras que Sídney y Toronto comparten el segundo puesto. La clasificación hace también referencia a los mejores sitios para irse a trabajar. Entre estos Sídney es la ciudad preferida, seguida por Londres y San Francisco.

 

beijing

Imagen

Pekín compite en la conquista del poder económico mundial

Finalmente, pero no menos importante, el crecimiento económico ha sido otro elemento clave que ha permitido el progreso de las ciudades del mundo. Después de analizar la fuerza económica, el coste y la facilidad para hacer negocio los analistas han realizado una clasificación dominada en los primeros tres puestos por Londres, Pekín y Nueva York. Entre ellas Pekín es la gran fuerza emergente mientras que Londres y Nueva York tienen las ventajas de mantenerse a lo largo de la historia como los centros más importantes de comercio, inversión y producción mundiales.

La tecnología y la innovación son elementos relacionados directamente con el desarrollo de las ciudades aunque no decisivos. La conectividad internacional de Londres, el capital intelectual de París, la calidad de vida de Singapur o las políticas de sostenibilidad de Estocolmo son consecuencia de una gestión política adecuada y de la preocupación por invertir estratégicamente en los sectores con más oportunidades de crecimiento en el futuro.

 

Sobre el autor de este artículo

Mihaela Marín

Mi interés por la tecnología ha nacido cuando me he dado cuenta de que nos permite ver el lado escondido de la realidad. Todavía quedan muchas cosas por descubrir y suficiente curiosidad para entender lo que realmente somos. Especializada en Periodismo y Marketing, he podido compartir experiencias con profesionales del mundo empresarial tecnológico. Siempre en búsqueda de ideas, escribo para hacer conocido el trabajo innovador, capaz de cambiar los problemas en soluciones.