e-conomía

La Ley de Moore, un motor de la revolución tecnológica

La revolución tecnológica es consecuencia de la determinación de un pequeño grupo de visionarios que a lo largo de la segunda mitad del siglo XX fueron capaces de prever el desarrollo informático y las oportunidades que éste ofrecería. Tal es el caso de Gordon Moore, uno de los dos fundadores de Intel, que hace ya casi cincuenta años predijo que el número de transistores de un chip se duplicaría cada dos años en una teoría que hoy es conocida como la Ley de Moore.

gordon moore

Bill Gates y Steve Jobs son probablemente los nombres más famosos cuando se habla de pioneros de la informática. Sin embargo hay algunos personajes que comenzaron la revolución mucho antes, sentando las bases de lo que hoy es Silicon Valley.

Moore fundó Intel en 1968 junto a Robert Noyce (Gates y Jobs tenían 13 años), compañía que ha formado parte fundamental en el avance de la informática y que se ha convertido en el mayor fabricante de microchips. 3 años antes publicó un artículo en la revista Electronics en el que explicó su teoría de la duplicación de los transistores.

En 1965 no existían los microprocesadores, pero Moore fue capaz de entender la tendencia que seguiría el progreso de la tecnología y, de alguna forma, adelantarse al modelo de negocio que permitiría la comercialización de los ordenadores personales, Internet, los teléfonos móviles, etc.

ley moore

Transistores en los microprocesadores y la Ley de Moore. Haz clic para ampliar la imagen.

El aumento continuado de la capacidad de procesamiento y la reducción periódica de los precios son las dos señas de identidad de la revolución tecnológica y hasta podríamos decir que su motor. La explicación a ambas se encuentra en la Ley de Moore.

Evidentemente no se trata de una ley científica que haya permitido a los ingenieros reducir el tamaño de los transistores, la aportación de la observación de Moore se encuentra en la posibilidad de establecer una estrategia de desarrollo y comercialización de la tecnología.

Gráfico: Wikipedia, Imagen Gordon Moore: Intel

Sobre el autor de este artículo

Edgar Camelo