e-conomía

Lenovo compra Motorola Mobility a Google

Escrito por Esther Macías

La compañía china vuelve a sacar la chequera después de anunciar la adquisición de la división de servidores de gama baja de IBM. Ahora Lenovo se hará con Motorola Mobility, que Google adquirió en 2012, por 2.900 millones de dólares.

Lenovo va a por todas. La compañía china quiere jugar en primera división en todos los mercados donde opera. Por eso, unos días después de anunciar la compra de la división de servidores de gama baja a IBM –compañía a quien también adquirió en 2005 su emblemática área de PC que tantos buenos frutos le ha reportado– se confirma su siguiente movimiento: comprar Motorola Mobility a Google por 2.910 millones de dólares entre efectivo y acciones.

La noticia la ha dado a conocer el vendedor, Google, tanto a través de un comunicado como en un post en su blog escrito por su propio CEO, Larry Page. En estos se explican los motivos de la venta y se especifica que el gigante de Internet conservará la mayor parte de las patentes de Motorola (más de 20.000), el principal motivo por el que, de hecho, compró la división de móviles de la empresa americana por 12.500 millones de dólares en 2012 pues, como se ha corroborado con esta venta, el negocio de terminales no le interesa. 

En el blog de la compañía, Page recuerda que Google compró Motorola en 2012 para ayudar a reforzar el ecosistema de Android “al crear un porfolio de patentes más fuerte para Google y excelentes smartphones para los usuarios”. Tras alabar el trabajo que el CEO de Motorola Mobility, Dennis Woodside y su equipo han realizado en los casi dos últimos años para “reinventar” la compañía y construir “un número más pequeño de grandes (y de gran valor) smartphones que aman los consumidores” como son los recientemente presentados Moto G y Moto X, y destacar lo positivas que han sido las patentes de Motorola para “ayudar a crear un campo de juego de nivel” de Android, Page se centra en el porqué de la venta.

Esgrime que el mercado de smartphones es “supercompetitivo” y tener éxito en él conlleva dedicar todos los esfuerzos a la fabricación de los dispositivos. “Es por eso que creemos que a Motorola le dará un mejor servicio Lenovo  –que tiene un negocio de smartphones que crece a gran velocidad y es el mayor (y el que más rápido crece) fabricante de PC del mundo–”. En la actualidad, según los últimos datos aportados por IDC sobre las ventas de smartphones en 2013, Samsung es el líder indiscutible de este mercado, seguido a distancia por Nokia, Apple, LG y Huawei, otra china a la que no hay que perder de vista en este complejo mercado.

Por otro lado, no hay que interpretar esta compra –que, según Page, “permitirá a Google destinar su energía a acelerar la innovación en el ecosistema Android para beneficiar a los usuarios de smartphones de todo el mundo”– como una señal de que la compañía vaya a realizar un giro en el resto de los esfuerzos que está realizando en materia de hardware –no hay que olvidar desarrollos como las Google Glass, por ejemplo, las gafas inteligentes que la compañía espera lanzar este año 2014 o la reciente compra de Nest, empresa dedicada a fabricar termostatos inteligentes para el hogar–. “La dinámica y madurez de los mercados de los wearables y del hogar, por ejemplo –indica Page– son muy diferentes de los de la industria del móvil”. De ahí que el directivo sí confíe en “contruir nuevos productos sorprendentes para los usuarios dentro de estos ecosistemas emergentes”.

En cuanto a Lenovo, indica que la compañía tiene tiene la experiencia suficiente para hacer de Motorola un gran jugador del ecosistema Android. La china mantendrá, por otro lado, la marca de identidad de la empresa al igual que hizo con ThinkPad, la gama de PC comprada a IBM.

“La adquisición de una marca tan emblemática, su innovador porfolio de producto y su equipo de increíble talento hará inmediatamente de Lenovo un competidor global fuerte en smartphones”, en palabras de Yang Yuanqing, presidente y consejero delegado de Lenovo.

La operación, en cualquier caso, llevará un tiempo, el preciso para que las autoridades pertinentes de los países de donde son originarios Google y Lenovo, Estados Unidos y China, la aprueben.

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.