e-conomía

Las mujeres ejecutivas, menos representadas en Silicon Valley que en el resto de empresas

mujeres-CEO
Escrito por Mihaela Marín

Al margen de los informes relacionados con la actividad económica, muchas de las compañías tecnológicas con sede en Silicon Valley han tenido que ampliar la información exigida por las voces que defienden la igualdad de oportunidades en nombre de los grupos menos representados en las estructuras internas, especialmente en los puestos de tecnología y de liderazgo.

Los datos publicados por compañías como Google, Twitter o Facebook bajo la presión de algunos activistas han revelado una situación que dista mucho de ser la imagen ideal de un ambiente de trabajo equilibrado por la diversidad de género y razas. Es más, parece que los gigantes tecnológicos ubicados en EEUU tienen cierta debilidad por la capacidad profesional de los hombres de raza blanca y asiática.

Esta es una clara señal de que las mujeres estarán obligadas a luchar más para encontrar un hueco en este panorama dominado por los hombres.

Un estudio realizado por la firma legal Fenwick & West ha profundizado más en el tema de la integración de las mujeres en los puestos de altos ejecutivos y en los consejos directivos haciendo un análisis comparativo entre el S&P 100, un indicador de la agencia Standard & Poor’s que hace referencia a las 100 principales empresas de EEUU, y los 150 mejores negocios de Silicon Valley, en los últimos 19 años.

La conclusión a la que se ha llegado es que Silicon Valley queda atrás del resto de las compañías del mundo en cuanto a la diversidad de género.

Aunque desde el 1996, el año cuando se inició la investigación que nos ocupa, se registró una tendencia positiva en el ascenso de las mujeres en la jerarquía corporativa, los resultados obtenidos muestran que hay sólo un 10% de mujeres directoras en las 150 compañías más importantes de Silicon Valley, en comparación con el 21% presente en el resto de compañías recogidas por el S&P 100.

Uno de los factores que explica la poca presencia femenina en los mandos ejecutivos de las compañías tecnológicas de Silicon Valley es el tamaño reducido de los equipos de gestión ejecutiva y la escasa base de candidatas en las plantillas, lo que disminuye más las oportunidades de avanzar a los altos niveles de gerencia.

A esto se añaden otros motivos relacionados con el campo de la carrera profesional, la selección de la industria,  la admisión de riesgos en el trabajo o la interrupción de la carrera en el caso de las madres.

El ascenso de las COO apunta a una tendencia positiva

La situación no parece dar señales de mejora tampoco para las mujeres líderes de los departamentos tecnológicos de las compañías americanas. El grupo de empresas de S&P 100 demuestra otra vez un mayor interés en incorporar personal femenino entre los expertos en materia de ingeniería o ciencias, aunque se estanca a un muy reducido 8%, mientras que las firmas de Silicon Valley no llegan a pasar del 3.7%, una tendencia que se ha visto bajando a lo largo de los últimos años.

Por otro lado, el estudio demuestra que la opinión general según cual tener una mujer a cargo significa más diversidad varía de caso a caso. Por ejemplo, las grandes compañías nacionales lideradas por una mujer suelen tener más de una directora, una tendencia que desaparece en el entorno de Silicon Valley donde las mujeres CEO no tienen más compañeras en sus consejos ejecutivos que las empresas dirigidas por hombres.

A pesar de los bajos porcentajes de presencia femenina en las altas esferas de las corporaciones, se prevé una perspectiva optimista para las Directoras de Operaciones (COO), un paso esencial hacia el puesto de CEO. Mientras que el 7.1% de los COO de las compañías del S&P 100 son mujeres, en las 15 más importantes de Silicon Valley el porcentaje sube a 37.5%, por lo que se espera que en el futuro haya más mujeres CEO implicadas en el sector tecnológico.

¿Será suficiente para que los próximos resultados se acerquen a un panorama más equilibrado a nivel de diversidad de género en las empresas? Seguramente habrá un largo camino por recorrer tal como asevera la propia firma encargada del estudio:

“No hay una curva que muestre la existencia de una rueda voladora mágica que despegue de aquí. Esto nos advierte de que tendremos que pensar sobre este tema, ya que no se solucionará por sí mismo”, concluye Dave Campana, socio de Fenwick & West.

 Imagen principal

Sobre el autor de este artículo

Mihaela Marín

Mi interés por la tecnología ha nacido cuando me he dado cuenta de que nos permite ver el lado escondido de la realidad. Todavía quedan muchas cosas por descubrir y suficiente curiosidad para entender lo que realmente somos. Especializada en Periodismo y Marketing, he podido compartir experiencias con profesionales del mundo empresarial tecnológico. Siempre en búsqueda de ideas, escribo para hacer conocido el trabajo innovador, capaz de cambiar los problemas en soluciones.