e-conomía Empresa

Las cuentas de Nokia, boyantes tras desprenderse del negocio de ‘smartphones’

Foto cc Flickr Andrew Currie

Nokia centra sus miras en el mercado B2B y logra mejorar espectacularmente sus beneficios hasta situarlos en el entorno de los 313 millones de euros en el último trimestre.

Nokia fue otrora el prototipo de empresa europea que conseguía hacerse un hueco en el sector TIC gracias a su innovación constante, productos de calidad y unas cuotas de mercado que rozaban casi lo monopolístico. Sin embargo el tiempo pasó y Nokia se convirtió en un fantasma de lo que fue, hasta el punto de desprenderse de su principal unidad de negocio (la fabricación de terminales móviles) en favor de Microsoft.

Pero el reloj siguió su curso y esta estrategia, que parecía ser el principio del fin de esta compañía, ha resultado ser todo un acierto. Nokia no se ha preocupado por perder volumen de facturación sino que se ha centrado en sus unidades de actuación más rentables para conseguir incrementar sus beneficios de forma notable.

Buena prueba de ello son los resultados financieros de Nokia durante el pasado trimestre, en la que la empresa logró mejorar espectacularmente sus beneficios hasta situarlos en el entorno de los 313 millones de euros, muy por encima de los 281 cosechados hace un año y superando con claridad las pesimistas previsiones de los analistas que apenas daban unos 235 millones de beneficios a esta compañía.

El tercer fabricante mundial de equipos y redes de telecomunicaciones facturó durante estos últimos tres meses unos 2.730 millones, por debajo de los 2.840 millones que esperaban los expertos. Sin duda, una buena muestra de cómo Nokia está dejando pasar los negocios de menor rentabilidad en favor de concentrarse en aquellos con unos márgenes más altos.

Compras y ventas para consolidar una nueva Nokia

El nuevo rumbo que está tomando Nokia también se plasma en su política de adquisiciones y desinversiones. No en vano, y al margen de la venta de la unidad móvil a Microsoft, Nokia también está en negociaciones para vender su herramienta de navegación y mapas Here a varios fabricantes de automóviles por unos 2.500 millones de euros.

Foto cc Erkka P./Flickr

Un dinero que bien le vendrá a la compañía finesa para sufragar parte de la compra de Alcatel-Lucent, uno de sus principales rivales en el terreno de las telecomunicaciones y las redes empresariales. La operación está valorada en torno a 15.600 millones de euros. Con esta compra, Nokia sería la única gran compañía europea en este mercado y la referencia clara de la industria, confirmando así su nuevo horizonte centrado en las soluciones B2B y en tecnologías verdaderamente disruptivas, como la realidad virtual.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.