e-conomía

Laboratorio Emprendedor: Un programa low cost para lanzar ideas

Escrito por Natasha Bernal

Abre la segunda convocatoria del Parque Científico de Madrid para el Laboratorio Emprendedor, un programa que incentiva el emprendimiento para todas las personas que tengan ideas innovadoras y ofrece un espacio de trabajo durante seis meses para transformar ideas tecnológicas en negocios sostenibles. ¿Su objetivo? Dar esperanza a los estudiantes y desempleados que quieran perseguir sus sueños.

El programa, centrado en investigación y desarrollo de las ideas TIC, se ha desarrollado como una iniciativa sin ánimo de lucro, en la que los emprendedores entre 18 y 99 años pueden poner en marcha sus ideas de negocio.

El coste para los emprendedores es de 50 euros por mes y por equipo y las ideas más prometedoras de los emprendedores recibe una inversión de 3.000 euros y 6 meses de espacio de trabajo gratuito.

“En la situación actual en la que nos encontramos, para el Parque Científico de Madrid, esta iniciativa es de gran importancia, pues creemos que generamos oportunidades para estudiantes y desempleados. En definitiva es crear esperanzas y una posibilidad de futuro”, explica Ana Torrejón, coordinadora del programa.

Según Torrejón, el programa cuenta con 46 horas de habilidades directivas y de gestión, impartidas por IFE de Cámara de Madrid. “La mayoría de los emprendedores que forman parte de los proyectos son tecnólogos, informáticos y telecos. Necesitan conocer qué es una empresa y los conceptos básicos de gestión”, explica. También cuentan con seminarios de protección de datos, discurso comercial y talleres para aprender a interpretar la información económica, entre otros. Torrejón confía en poder replicar el éxito de la primera edición en este nuevo programa: “Hemos visto como han ido madurando tanto, el desarrollo tecnológico como su plan de viabilidad. Ya tienen una base de conocimiento suficiente para lanzarse a la aventura de emprender y ganas e ilusión no les faltan”, dice sobre los proyectos graduados.

Sobre el autor de este artículo

Natasha Bernal