e-conomía

La verdadera razón de la compra de Nest por parte de Google

Escrito por Autor Invitado

¿Por qué Google compró Nest? La razón principal no se ha dicho. Analizamos algunos motivos, entre ellos el menos comentado, para que el gigante de Internet acometa esta operación

¿Por qué Google compró Nest? La razón principal no se ha dicho. Analizamos algunos motivos para que el gigante de Internet acometa esta operación. 

La razón obvia

En el proceso continuo de conectividad que está en curso primero hubo ordenadores y luego plataformas móviles (principalmente smartphones y tabletas). La siguiente etapa es la generalización del “Internet of things”: objetos conectados que invadirán nuestras casas. En la actualidad, el mercado sigue siendo embrionario, con solo 4,5 millones de objetos conectados en el año 2012. Sin embargo, en 2020, Digiworld Institute estima que serán 80.000 millones los objetos que cuenten con una dirección IP, recolectando información permanentemente, comunicándose entre ellos, etc.

Google no se puede perder esta dinámica. Apuesta por las smart TV, las gafas y los coches inteligentes, pero no es infalible: se le ha escapado ­por ahora­ el tren de las pulseras y otros accesorios deportivos. Esto es solo el principio de la invasión de la robótica y de los objetos conectados a nuestras casas. Para ello, la inversión en Nest, especialista en tecnologías domésticas, es estratégica.

Más que objetos conectados

Nest intenta ir más allá de los objetos conectados para crear objetos aprendiendo. El termostato, estandarte de la empresa, es el ejemplo perfecto. No solo está conectado sino que analiza de forma continua la temperatura, la previsión meteorológica y las costumbres de los habitantes de la casa para optimizar al máximo el ambiente térmico del lugar y, sobre todo, el gasto energético que conlleva. Este tipo de inteligencia tecnológica es, en esencia, el trabajo de Nest: una recolección continua de datos y un potente algoritmo de análisis. Precisamente el ADN de Google.

 

La razón más sutil

A largo plazo, invertir en Nest es una puerta para convertirse en un actor importante dentro del mercado de la energía de Estados Unidos. El tema de la energía es ­y siempre ha sido­ clave en cuanto al posicionamiento económico y estratégico. Esta visión lleva a la firma de Mountain View hacia una identidad diferente en el mapa de los grandes equilibrios económicos. Se justifica, además, por el propio consumo de Google: los centros de datos generan un gasto energético muy importante.

 

El autor de este artículo es Paul de Fombelle, director general de Sarbacán Software

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado