e-conomía

La velocidad y el precio de la banda ancha en la UE siguen siendo una lotería

La velocidad y el precio de la banda ancha en la UE sigue siendo una lotería
Escrito por Redacción TICbeat

La Comisión Europea desvela los resultados de varios estudios recientes que establecen que lo que los ciudadanos europeos pagan por su servicio de Internet puede variar en un 400%.

“No existe ninguna razón para que en Europa una persona pague cuatro veces más que otra por su servicio de banda ancha”, ha asegurado la vicepresidenta de la Comisión Europea, Neelie Kroes. No existen razones que lo expliquen, pero, sin embargo, pasa. Varios estudios citados por este organismo comunitario señalan diferencias abismales entre la velocidad y el precio de la conexión a Internet en los distintos estados miembro.

Una nota de prensa de la CE cita varios ejemplos que ilustran estos desequilibrios. Por ejemplo, el de Karolina, que al mudarse de Lituania a Polonia podría empezar a pagar 14 veces lo que le costaba su servicio de Internet en su país de origen. Polonia se sitúa en la cabeza de la lista de países con mayores diferencias de precios, con un rango de cuotas que van desde los 20 hasta lo 140 euros al mes.

Otro ejemplo es el de Carlos, un español que vuelve a su ciudad natal tras haber vivido en Francia y se encuentra con que los precios en su país pueden ser el doble de altos que el territorio vecino. España es citada por la CE como uno de los países donde el precio mínimo por conexión a Internet, 38,70 euros, es más alto. En otros, como Rumanía y Lituania, no pasa de los 11 euros mensuales.

En resumen, que, en función de en qué parte del territorio que ocupa la Unión Europea nos encontremos, el precio más barato al que tendremos acceso oscilará entre los 11 y los 46 euros, y de ahí puede saltar a niveles tan altos como los 140 euros.

Además de esas cuotas mensuales, que pueden llegar a variar un 400% por el mismo servicio, existen otros aspectos que deberían mejorar, como el hecho de que el consumidor medio solo acceda a un 75% de la velocidad que tiene contratada y que, por tanto, está pagando.

Uno de los escollos que, según la CE, también es necesario superar es el de la información que reciben los clientes por parte de los proveedores. Ésta debe ser mucho más transparente para que permita a los consumidores comparar y decidir en condiciones justas. La velocidad de descarga real que muchos clientes reciben en sus servicios de ADSL llega a ser un 64% de lo contratado. En la fibra óptica y el cable, este porcentaje asciende a un 82,7% y un 89,5%, pero tampoco llega al 100%. El 66% de los consumidores consultados confiesan no saber cuánta velocidad tienen contratada.

Según Kroes, en el caso de los proveedores de Internet nos enfrentamos a un mercado cada vez más fragmentado. El proyecto de la CE Connected Continent propone, precisamente, fortalecer y armonizar los derechos del conjunto de todos los consumidores de la UE, sea cual sea el estado miembro en el que viven, y garantizar, por ejemplo, su acceso a contratos en lenguaje claro y accesible y su capacidad de rescindir la relación con una operadora sin dificultad cuando ésta no cumpla lo prometida.

Foto cc:  Matt J Newman

 

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.