e-conomía Empresa

La escasez de vivienda en Estocolmo expulsa a las startups

South_End_of_Stockholm
Escrito por Marcos Merino

La capital sueca (y cuna de Spotify) era hasta ahora un foco de atracción para numerosas startups extranjeras. Pero el mercado de la vivienda ha acabado con eso.

“Durante los últimos años ha habido una amplia cobertura por parte de los medios en torno a la fama de Estocolmo como una exitosa comunidad de startups, una fama bien merecida, ya que la capital sueca ha visto nacer hasta 5 ‘compañías unicornio’ [NOTA: aquellas valoradas en más de 1.000 millones de dólares]: Spotify, Skype, Klarna, Mojang y King. Esto es algo bastante impresionante si tenemos en cuenta el tamaño de la ciudad (1,4 millones de habitantes)”.

Así empieza el artículo que Lukas Ohlsson (responsable de comunicación de la startup alemana de e-commerce CupoNation) publicó recientemente en Tech.eu . Pero, poco después de esas líneas, la brillante estampa dibujada por Ohlsson se oscurece. No en vano, el título del artículo es “De verdad que queríamos mover nuestra startup a Estocolmo. He aquí por qué finalmente decidimos no hacerlo”.

Según Ohlsson, en CupoNation llevaban varios meses debatiendo el traslado de su sede (actualmente localizada en Munich, Alemania) con el objetivo de estar más cerca de los minoristas y partners con los que suelen trabajar, todos ellos localizados en los mercados nórdicos, pero la razón final por la que decidieron no hacerlo fue la “grave crisis de vivienda que ha sufrido Suecia (y particularmente Estocolmo” y que hace casi imposible que los jóvenes consigan su primera residencia, o que la gente que llega de fuera consiga alquilar un apartamento. Los precios han crecido un 15% en lo que va de 2015, y el Instituto Nacional de Investigación Económica ha expresado ya su preocupación ante la posibilidad de que el mercado de vivienda sueco se termine hundiendo.

A todo ello se une el alto coste de la vida, y una presión fiscal a juego… un cóctel explosivo que se traduce en una creciente dificultad de las empresas de la zona a la hora de captar talento extranjero. El artículo también recoge el testimonio de Sebastián Siemiatkowski, co-fundador y CEO de Klarna, que asevera que todo el mundo parece ser consciente de su situación, pero que “nadie agarra el toro por los cuernos para hacer algo al respecto”.

Hace ahora un año, el New York Times se hizo también eco de esta problemática, recogiendo el caso de un emprendedor neoyorquino que intentó establecerse en la capital sueca: “la ciudad también se ha convertido en una advertencia sobre los problemas que surgen cuando un sector tecnológico en auge choca de frente contra normas de planificación urbana que llevan décadas sin cambiar“.

stockholm-442348_1280

La burocracia aparece así como uno de los grandes obstáculos que impiden el establecimiento de nuevas compañías tecnológicas: “El control de los alquileres y otras restricciones de la política de vivienda hacen que sea casi imposible alquilar apartamentos a trabajadores extranjeros de alta tecnología”. Y como colofón, la previsión es que se construyan únicamente 10.000 nuevas viviendas al año durante los próximos 15, cuando el flujo de llegada de potenciales nuevos empleados de las startups es 4 veces mayor.

Uno de los testimonios del NYT lo resume bien: “No podremos construir aquí un clúster tecnológico si la gente no tiene dónde vivir. (…) El sistema está completamente roto”.

Imágenes | Wikipedia, Pixabay

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.