La colaboración público-privada en el desarrollo del open data

letras

“Los mercados son una conversación…”. Existen pocas personas dedicadas al ámbito de la cultura digital, en general, y a la promoción de un universo social de relaciones más abierto que no recuerden esta frase, con la cual comenzaba el Manifiesto Cluetrain. El citado escrito lista 95 conclusiones ordenadas y presentadas como una llamada a la acción, para todas las empresas que operan en lo que se sugiere un mercado con nuevas conexiones. Las ideas expresadas dentro del manifiesto buscan examinar el impacto de Internet tanto en los mercados como en las organizaciones. A la vez, sugiere los cambios necesarios para que las organizaciones respondan a un nuevo ambiente de mercado.

El manifiesto Cluetrain: el ocaso de la empresa convencional, como se ha publicado en España, llevado al campo de las relaciones entre Administración y Sociedad comenzaría, necesariamente, por el open data y la reutilización de la información del sector público. Sólo sobre la base de la liberación de información pública de interés social y económico por parte de las Administraciones puede acontecer este diálogo. 

Sin embargo, el esfuerzo de publicación de información por parte de las Administraciones dista aún de alcanzar los rendimientos posibles. En nuestro país, por ejemplo, la Comisión Europea estima un mercado de actividad con un valor potencial de aproximadamente 4.000 millones de euros, y sólo hemos alcanzado un valor de entre 350 y 550 millones. Dada la inherente necesidad de crear un círculo virtuoso de acciones entre sector público y sector privado para aprovechar el potencial mencionado, la reutilización de la información del sector público se convierte en campo abonado para la, tan manida, alusión a la necesidad de colaboración público-privada

La Agenda Digital para España prevé, a mi juicio acertadamente, avanzar por la vía de la colaboración público-privada en el área de la reutilización de la información del sector público. La creación de un foro específico para ello figura entre las acciones. Este instrumento ha de profundizar en la construcción de espacios de encuentro entre la demanda y oferta de información pública, susceptible de ser utilizada por el sector privado para la generación de productos y servicios. Más allá de los servicios públicos básicos que proporciona la Administración, hemos de habilitar marcos para que la creatividad de empresas y emprendedores puedan originar nuevos servicios destinados a los ciudadanos.

El foro de colaboración público-privada para la reutilización de la información del sector público ha de ser la factoría donde se desarrollen una serie de herramientas que promuevan la creación de valor público a partir de los datos abiertos. En primer lugar, existen posibilidades de la legislación que, explotadas adecuadamente por el sector privado, pueden contribuir a materializar el potencial valor económico de la información pública. Si bien las normas nacionales y europeas prohíben la existencia de acuerdos exclusivos a perpetuidad, queda un margen para usar este instrumento por bien del interés público, impulsando la publicación digital de datos hoy en día inéditos, con grandes posibilidades de rentabilidad económica. Sería necesario crear las guías que habilitasen el establecimiento de contratos públicos en este sentido, que permitan a operadores y agregadores de datos realizar una inversión de digitalización y obtener un retorno de la misma. 

Resulta obvio que la herramienta de la contratación pública para explotación de un conjunto de datos de interés necesita una previa identificación de los mismos. Es por ello que el foro que la Agenda Digital contempla para ello habrá de ser dotado de medios. La creación de mesas de diálogo verticales, donde confluyan responsables de negocio de administraciones, empresas infomediarias y sector tecnológico que, además de  identificar conjuntos de datos públicos necesarios por el sector privado, publiciten una oferta de datos públicos nunca suficientemente divulgada.

Pero el potencial que los datos públicos pueden tener en manos del sector privado solo se demostrará cuando éste cree productos y servicios que sean útiles para ciudadanos y empresas. Concursos para estimular esta creatividad, con una orientación sectorial, y no genérica como es costumbre hasta ahora, han de servir de exposición efectiva del potencial de los datos abiertos. No podría tener éxito el mencionado foro previsto en la Agenda Digital si renunciara a ellos.

En resumen, el éxito del foro de colaboración público-privada para la reutilización de la información del sector público dependerá de su capacidad para generar herramientas que permitan aflorar datos que sirvan para dar solución a problemas y retos concretos a los que se enfrenta nuestra sociedad. Sólo de este modo, podrá rentabilizarse el potencial económico latente en los datos públicos. 

 

El autor de este artículo es Emilio García, presidente de Astic (Asociación Profesional del Cuerpo Superior de Sistemas y Tecnologías de la Información de la Administración del Estado).

Contenidos Relacionados

Top