e-conomía

Industria promete 550 millones de euros para el I+D+i

innovacionEl ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha participado en su “primer evento TIC”, como explicaban los organizadores de los XIII Encuentros del Sector de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación, que cada año organiza la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) con el apoyo de la patronal Ametic, desde que fue investido ministro del ramo. Soria ha desvelado, en parte, cuál será la hoja de ruta en materia tech del Gobierno, aunque ha dedicado la mayor parte de su intervención (una comida con la industria y la prensa especializada del sector) en defender las medidas económicas que ha tomado el Ejecutivo.

En la hoja de ruta del Gobierno hay muchas reformas, como enumeró al abrir su intervención, y también las habrá en su ministerio. “El objetivo es claro”, prometió. “Tenemos que adoptar medidas y posibilitar aumentar el peso de las TI en la economía”. El ministerio apostará por mejorar el despliegue de redes, unificando el mercado y eliminando barreras, y quiere adelantar la implantación del 4G  en España.  También habrá reformas “orientadas a la sociedad de la información”, ya que el ministro Soria ha señalado que persiguen “aumentar la demanda del uso de la red” mediante la mejorar de la conectividad o garantizando la privacidad, entre otras medidas de estímulo.

Para conseguir ese cambio el ministerio empleará la Agenda Digital, que esperan tener cerrada en julio y para la que han invitado a todo el mundo a dejar sus ideas; la reforma de la Ley de Comunicación Audiovisual, que permitirá privatizar las autonómicas que sus responsables deseen y en las implicaciones del dividendo digital (que quieren adelantar al 1 de enero de 2014 y para lo que ya están negociando con las operadoras); y con un apoyo de 550 millones de euros mediante subvenciones  y préstamos (el grueso, 500 millones) al I+D+i para mejorar la competividad de las pymes, la internacionalización y las smarticies.

Sobre el autor de este artículo

Raquel C. Pico