e-conomía Empresa

IBM: mal año 2015 en plena reconversión de la compañía

IBM-cartel

IBM concluye con un beneficio neto de 13.400 millones de dólares, un 15% menos que el año anterior, y una facturación facturación total de 81.700 millones de dólares., un 12% menos. Crecen las áreas estratégicas de futuro pero caen con fuerza todos los negocios tradicionales de la empresa.

IBM ha dado a conocer hoy sus resultados financieros correspondientes al cuarto y último trimestre de su año fiscal 2015. Un período en que el Gigante Azul no ha podido relanzar ni su facturación (un 9% menos que en 2014: 22.100 millones de dólares, sumando ya 15 trimestres consecutivos a la baja) ni en beneficios operativos (4.700 millones de dólares, un 19% menos interanual).

Por áreas geográficas, América sigue siendo la principal fuente de ingresos de IBM, con 10.300 millones de dólares en facturación durante el cuarto trimestre del año pasado, un 8% menos (un 4% menos, en moneda constante) respecto al mismo periodo del año anterior. Los ingresos de Europa, Oriente Medio y África fueron de 7.300 millones de dólares, un 9% menos, mientras que los ingresos de la zona Asia-Pacífico decrecieron un 10% (un 3% menos en moneda constante) hasta los 4.400 millones de dólares. A su vez, los ingresos de los países BRIC -Brasil, Rusia, India y China- se redujeron un 21%.

La histórica empresa, con Ginni Rometty al frente en estos momentos, cierra así un mal curso, marcado principalmente por el impacto del dólar en los ingresos provenientes de fuera de Estados Unidos y por la profunda reconversión que atraviesa la empresa, cada vez orientada más a áreas como los servicios cloud, la movilidad o la ciberseguridad.

Así, 2015 concluye con un beneficio neto de 13.400 millones de dólares, un 15% menos que el año anterior, aunque en este apartado hemos de tener en cuenta el impacto (cifrado en siete puntos) de la desinversión llevada a cabo por IBM en System x y gestión del cliente. Tampoco son positivos los datos de ingresos, ya que la facturación total de IBM cayó un 12% (un 1% menos tras el ajuste de las desinversiones y de moneda), hasta los 81.700 millones de dólares.

El 35% de su facturación ya proviene de las áreas con más futuro

Como decíamos, y más allá de los problemas con el cambio de divisas, la principal laguna de IBM en 2015 es, quizás, su mejor arma de cara a los próximos ejercicios. Y es que, el Gigante Azul lleva algún tiempo (como ya anunciamos en TICbeat) inmerso en un proceso de transformación que aleje su actividad de los viejos ‘mainframe’ y otros obsoletos despliegues TI en favor de una apuesta decidida por segmentos de mercado con más vistas de crecer en los próximos años.

IBM

En este sentido, y pese a los negativos datos de 2015, hay cifras que invitan al optimismo y a creer en esta reconversión de IBM. De hecho, los ingresos de las iniciativas estratégicas de la empresa supusieron el pasado año nada menos que 28.900 millones de dólares, representando el 35% del total de los ingresos de IBM, un 26% más en moneda constante (un 17% sin tener en cuenta esta variable).

Concretamente, los ingresos de la unidad de computación en la nube alcanzaron los 10.200 millones de dólares en 2015, un 57% más en moneda constante (43% real), mientras que la analítica de negocio creció un 7% (16% manteniendo el cambio de divisa) hasta casi los 17.900 millones de dólares. Asimismo, IBM también ha informado de que sus ingresos por soluciones de movilidad se multiplicaron por tres, al mismo tiempo que su facturación en materia de ciberseguridad crecía un 5%, un 12% en moneda constante.

Malos datos para los negocios tradicionales de IBM

Por el contrario, todos los negocios tradicionales de IBM presentaron resultados negativos en  el último trimestre de 2015. De este modo, la unidad de Global Technology Services perdió un 7% hasta los 8.100 millones de dólares durante el cuarto trimestre del año, mientras que los ingresos del otro gran área de servicios de la compañía, Global Business Services, también decrecieron un 10% (un descenso del 4% en moneda constante) hasta los 4.300 millones.

A su vez, el segmento de software facturó 6.800 millones de dólares en ese mismo período, un 11% menos que en el mismo trimestre del año anterior, situación similar a la vivida por la división de ‘middleware’ (que incluye soluciones como WebSphere, Information Management, Tivoli, Workforce Solutions y Rational), cuyos ingresos cayeron un 10%, hasta los 4.900 millones de dólares en estos últimos tres meses de 2015.

Asimismo, tampoco observamos buenos datos en cuanto a las ventas de hardware se refiere, con una caída del 1% en el último trimestre del pasado ejercicio, con unos ingresos de apenas 2.400 millones de dólares. Por último, los servicios financieros de IBM tampoco han tenido un buen trimestre, con un 15% menos de facturación, con apenas 500 millones de dólares en ingresos en ese trimestre.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.

  • Alberto, muy buen artículo. IBM es un dinosaurio que afortunadamente se resiste a extinguir adaptándose al entorno como puede. Debe ser difícil mantener esa mastodóntica estructura empresarial en un mercado de competencia asimétrica (los pequeños, si no son absorbidos antes, pueden arañar mucha cuota de mercado con muchos menos recursos y riesgo financiero).

    Me gustaría, si puedes y es de tu interés, que hicieses un artículo similar a éste sobre CISCO. Me interesa tu opinión.

    Un cordial saludo.