e-conomía Empresa

Google sufre otro revés en la guerra de patentes contra Microsoft

Google

Microsoft demandó a Google en el año 2010 al entender que Motorola estaba incumpliendo su obligación de ofrecer licencias justas sobre sus tecnologías patentadas de redes inalámbricas y vídeo.

Hace un tiempo, era prácticamente impensable despertar un día y que no hubiera alguna noticia en el candelero sobre las distintas guerras de patentes que había en marcha. Google, Yahoo, Apple y Microsoft se encontraban en batalla permanente, al igual que algunos de los principales fabricantes de Android como Samsung o incluso LG. También Oracle se sumó a la fiesta contra Google y Ericcson se atrevió a plantar cara a la todopoderosa Apple.

No hablamos de hace años sino meses cuando toda esta situación se encontraba al rojo vivo. Ahora, aún siguen produciéndose los últimos coletazos de toda esta vorágine. El último ejemplo de ello es la reciente sentencia de un tribunal de apelaciones de San Francisco que ha resuelto (¿de una vez por todas?) el uso de patentes de Motorola Mobility –actualmente propiedad de Google- por parte de Microsoft y el resto de compañías.

Recapitulemos un poco: Microsoft demandó a Google en el año 2010 al entender que Motorola estaba incumpliendo su obligación de ofrecer licencias justas sobre sus tecnologías patentadas de redes inalámbricas y vídeo. Los de Redmond necesitaban estas patentes para sus XBOX y otros productos de la marca, por lo que solicitaron a Motorola su uso y recibieron una respuesta sorprendente: en Motorola estaban dispuestos a ofrecerle la licencia oportuna a cambio de un pago estratosférico de 4.000 millones al año.

Tras la celebración del primer juicio en 2012, el juez dictaminó que la cantidad exigida por Google no era justa y estableció como precio para esa licencia unos 1,8 millones de dólares. Posteriormente, un jurado también condenó a Motorola por incumplimiento de contrato, sentencia que fue recurrida (junto al polémico canon) por Google.

patentes

Ahora, cinco años después de que se iniciara el proceso, el Noveno Tribunal del Circuito de Apelaciones de San Francisco ha reiterado el precio que el primer juez estableció como compensación pese a admitir que es “sólo una fracción de lo que Motorola estaba exigiendo”. Asimismo, también se confirmó la penalización de 14,5 millones de dólares que Google deberá pagar a Microsoft por incumplimiento de contrato a la hora de licenciar sus patentes de manera justa.

¿Quién decide el valor de una patente?

Normalmente es el propietario de la patente quien decide el precio que quiere cobrar por licenciarla al resto de sus competidores. Sin embargo, la ley establece que el propietario de la misma debe ofrecerla siempre en condiciones justas y que permitan la libre competencia, es decir, que no imponga un precio abusivo que infle el precio final de los dispositivos rivales hasta el punto de que sean inviables.

¿El fin de la lucha entre Apple y Google?

Pero el hecho de que sea un juez el que establezca estas cuantías en caso de disputas siempre es un fenómeno que provoca posturas y visiones muy distintas. En este caso concreto, Apple o Intel llegaron a apoyar ante el juez a Microsoft, mientras que otras compañías como Qualcomm han hecho pública su preocupación por cómo este tipo de decisiones pueden afectar a la devaluación del valor de las patentes y, por ende, al interés de las grandes compañías por invertir en I+D.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.