e-conomía

El futuro está en la sinergia de los departamentos TIC y de Comunicación

La revolución tecnológica y la crisis económica están obligando a las empresas a modificar su funcionamiento. La estructura tradicional en la que la información se filtra según baja de nivel en nivel tendrá que ser remplazada irremediablemente. Los departamentos de Comunicación y Tecnología deberán liderar y provocar un cambio radical para que la información fluya.

La semana pasada asistimos a la sexta edición de Diálogo CIO organizado por econique en la ciudad de Zaragoza. En estos eventos se reúne a responsables de departamentos tecnológicos de diferentes empresas con proveedores de herramientas y servicios TIC. Durante las charlas y coloquios se tratan los temas que les preocupan.

Todos sabemos que el modelo empresarial necesita una transformación urgente. Cada día leemos noticias sobre la terrible crisis económica que están atravesando Europa y Estados Unidos. Al mismo tiempo la innovación tecnológica ofrece productos a los consumidores que hasta hace unos pocos años existían solo en la imaginación. Sin embargo muchas empresas se aferran a las estructuras de otros tiempos.

Para abrir el encuentro, el analista independiente Jaime García Cantero habló de la necesidad de adaptación de las compañías en los tiempos actuales, explicando el concepto de organizaciones líquidas: estructuras y personal capaces de adaptarse a las necesidades de los diferentes clientes, aprovechando al máximo los recursos disponibles.

Redes sociales institucionales

Uno de los temas recurrentes en Diálogo CIO 6, fue el uso de las redes sociales, tanto públicas como institucionales. Y esta tecnología es un buen ejemplo para explicar cómo la colaboración entre los departamentos TIC y de Comunicación puede ayudar a las empresas a funcionar mejor.

Si en una empresa tradicional el departamento de Comunicación propone la puesta en marcha de una red social interna y el consejo de dirección lo acepta, el departamento TIC buscará al mejor proveedor y un tiempo después se informará a los empleados que hay una red social para fomentar y facilitar el intercambio de información. Pero seguramente ni los empleados escribirán libremente ni los puestos gerenciales promoverán la participación.

Uno de los valores más importantes de las empresas es el conocimiento que adquiere con la experiencia que sus empleados desarrollan mientras trabajan, y hasta ahora no había una tecnología que permitiera no solo almacenar ese conocimiento, sino también gestionarlo. Pero si no hay un cambio profundo en la filosofía organizacional que cree que la información es un valor jerárquico y en la que solo se escuchan las opiniones que vienen de arriba, instaurar una red social interna no aportaría nada.

A menos que los mandos valoren realmente la información que tienen los empleados y dejen de tener miedo a que la compartan entre ellos, no tiene sentido pedir que participen en redes sociales profesionales. Evidentemente las empresas seguirán funcionando con estructuras jerárquicas y siempre habrá información reservada, pero la tecnología exige que sean permeables. Si una empresa no es capaz de escuchar a sus empleados, no será capaz de adelantarse a sus competidores.

Los departamentos de Tecnología y de Comunicación deben de trabajar juntos para ofrecer herramientas y mecanismos que provoquen el cambio de mentalidad. Francisco Barranco, del gabinete del CIO del BBVA, explicó en la sesión inaugural de Diálogo CIO 6 cómo mediante estrategias inclusivas de Comunicación, el departamento de Tecnología y Operaciones mejoró notablemente su relación con el resto de la organización y el nivel de orgullo de pertenencia en relación al resto de departamentos cambió de números negativos a positivos.

Hoy en día la información fluye en las redes sociales, los políticos y los famosos lo  están aprendiendo, es absurdo intentar aislar a las organizaciones de este fenómeno tan potente.

Fotografía: star5112.

Sobre el autor de este artículo

Edgar Camelo