e-conomía

La fiebre compradora de Dropbox

El gobierno china desbloquea el acceso a Dropbox
Escrito por Elías Notario

Dropbox ha adquirido dos empresas más en el marco de “su fiebre compradora” que inició en 2012 con el objetivo de ampliar su peso en el sector del puro almacenamiento online e incursionar en varios otros colindantes

Dropbox ha vuelto a sacar el billetero a pasear. Y es que en un par de movimientos que nadie esperaba que ejecutaran tan pronto, entre otras razones porque hace nada desde la empresa ya presentaron un buen número de novedades, han comprado dos nuevas compañías-servicios, el bastante popular Loom y el también bastante utilizado Hackpad, y aunque en ninguno de los dos casos han trascendido los montos de las operaciones, sí lo ha hecho el qué pasará con ellos a partir de ahora, que es igual o más interesante que eso.

En concreto respecto a Loom, un servicio de gestión y almacenamiento en la nube de imágenes y vídeos, desaparecerá como tal el próximo 16 de mayo y todos los usuarios pueden o bien descargar sus bibliotecas multimedia y pasar a manejarlas ellos, o bien exportarlas directamente a Dropbox (o a Carousel, la solución recién anunciada por Dropbox cuyo funcionamiento y finalidad son muy parecidos a Loom). O sea, que en este caso optan por cepillarse a un competidor, sumar su base de usuarios al producto de Dropbox con el que competían, y reforzar el equipo de Carousel incorporando a él a los miembros de Loom quienes se centrarán exclusivamente “en la construcción de grandes prestaciones” para el mismo.

Por otro lado en cuanto a Hackpad las cosas son algo diferentes. Según han informado desde la empresa, la herramienta, que básicamente permite la creación y edición colaborativa de documentos simples en tiempo real de manera ubicua, no cerrará sus puertas. O dicho de otra forma, seguirán su actividad exactamente igual que hasta ahora solo que bajo el paraguas de Dropbox, actor que no sólo se beneficiará de eso sino que de seguro también utilizará los conocimientos del equipo de Hackpad para seguir dotando a sus propios productos de características de edición colaborativa en tiempo real.

Dropbox, capítulo II y fiebre por las adquisiciones

Los no muy conectados con el mundillo de los negocios tecnológicos puede que no terminen de ver a qué vienen estas compras por parte de Dropbox, básicamente debido a que en la actualidad todavía son muchos los que les asocian exclusivamente con el tema del almacenamiento en la nube. Sin embargo se equivocan, porque hace tiempo Dropbox arrancó lo que internamente han bautizado como “capítulo II”, una nueva etapa de la empresa con la que persiguen ampliar su peso en el sector del puro almacenamiento online e incursionar en varios otros colindantes.

Dicha nueva etapa ya está bastante avanzada, y aquí es donde las compras cobran sentido ya que en gran parte lo está gracias a las que Dropbox ha ido haciendo en los últimos años. Afinando más Dropbox dio inicio a su fiebre compradora allá por julio de 2012 con la adquisición de Tapengage, una pequeña empresa de marketing, a la que en diciembre del mismo año sumaron Snapjoy, otro servicio de almacenamiento de fotos. Luego llegó 2013, periodo durante el que adquirieron nada más y nada menos que cuatro empresas: en marzo Orchestra, responsables del cliente de correo electrónico Mailbox, en julio Endorse, un servicio de cupones móviles, y en noviembre primero Sold, un sitio que facilitaba la venta de artículos a través de Internet, y después PiCloud, una startup especializada en supercomputación. Y seguido 2014, año del que sólo llevamos unos meses en los que aparte de los servicios vistos anteriormente ya compraron otros dos, la plataforma de lectura social Readmill Red y la solución de chat Zulip.

¿Pero exactamente como han hecho estas adquisiciones avanzar a Dropbox en su nueva etapa? Pues de tres formas: una, incorporando las tecnologías de las que las empresas compradas eran propietarias a productos propios -con lo que los mejoran mucho-, dos, haciendo crecer sus equipos sumando los de las compañías adquiridas, y tres, ampliando su oferta de servicios al pasar a controlar ellos aquellos de las empresas adquiridas que han decidido no cerrar.

Por el momento el plan les está saliendo bien, muestra de ello es por ejemplo que no paran de levantar rondas de financiación y de aumentar el número de usuarios. Ahora bien, igual que eso es cierto también lo es que a la empresa le quedan muchos escollos por superar (uno de los más importantes es que continúa sin disponer de “nube propia”, se nutre de Amazon S3 y otros) y que cada vez le va a resultar más complicado el conseguir crecer porque se está metiendo a competir con pesos muy pesados. Ya veremos cómo evolucionan las cosas, lo que está claro es que Dropbox ha decidido seguir adelante con su transformación, que a todas luces en 2014 se acelerará porque su fiebre compradora en este año se ha desatado.

Sobre el autor de este artículo

Elías Notario

Redactor especializado en tecnología e Internet, ahora por @eldiarioes y @ticbeat. Cofundador de la tienda online de regalos desdegaiaconamor.com