e-conomía

Estonia nos invita a convertirnos en sus “residentes digitales”

e-stonia
Escrito por Marcos Merino

Los extranjeros que lo soliciten tendrán acceso a la plataforma digital que proporciona acceso a identificación bancaria y servicios públicos a los estonios.

Estonia abrió totalmente sus fronteras hace ya un mes. Al menos, las fronteras digitales: el pequeño país báltico se convirtió hace poco en el primer estado que ofrece la condición de e-residente a personas de cualquier parte del mundo, ofreciéndoles así acceso a servicios proporcionados por el sistema estatal, como la banca online, la educación y la asistencia sanitaria.

Quizá Estonia sea un país pequeño y frío, pero cuenta con una de las más avanzadas infraestructuras digitales públicas del mundo: sus ciudadanos llevan tiempo utilizando identificaciones digitales que les permite interactuar con la banca y realizar compras online. Además, pueden usar sus smartphones para pagar impuestos y votar. El propio presidente Tomas Hendrik Ilves ha popularizado la expresión ‘E-stonia’.

La emisión de identificaciones digitales para extranjeros se iniciará a finales de este mismo año, estando al alcance de cualquier persona la posibilidad de solicitar su condición de ‘e-estonio’. “Gracias a la e-residencia, puedes llegar a ser parte de la revolución digital que está teniendo lugar en la sociedad de nuestro dinámico país del norte de Europa”, declaraba Siim Sikkut, asesor de políticas TIC del Gobierno de Estonia. “Una vez cuentes con tu identificación digital podrás, al igual que los residentes estonios, tener acceso seguro a los servicios on-line y a una firma digital jurídicamente vinculante”.

Obviamente, la e-residencia no otorga derechos de ciudadanía en su sentido tradicional (por ejemplo, en lo referente a la concesión de pasaporte o del derecho al voto) pero según Taavi Kotka, Director de Información del gobierno estonio, “si todo va según lo previsto, la nueva cohorte de e-estonios tendrá algo que decir en futuros cambios de la estructura del impuesto de sociedades del país, por ejemplo”. Y tal vez en más temas.

¿E-stonia como ejemplo de erosión del Estado-nación?

La aparición del concepto de ‘e-residencia’ es, sin duda, coherente con la actual tendencia de cambio social, gracias a la cual la identidad on-line de una persona importante casi tanto como su identidad off-line, y el lugar donde guardamos nuestros documentos resulta secundario frente a la ubicación de nuestros datos en la Red. Para John Clippinger, investigador de la identidad digital en el MIT, estaríamos ante un ejemplo del “comienzo de la erosión de la clásica hegemonía del Estado-nación”. Según Clippinger, el movimiento realizado por Estonia terminará creando un mercado de países que compitan por la ciudadanía digital, que abra la puerta a normas más flexibles para la puesta en marcha de negocios, y que acelere la tendencia a tener nuestro hogar, empleo y cuenta bancaria en tres países diferentes. Además, Clippinger afirma, con el caso Snowden en mente, que esto supone un punto de partida para personas que desconfían de sus propios gobiernos.

No corras aún a por tu identificación de e-residente

Eso sí, por ahora, la tarjeta sólo podrá solicitarse en comisarías y puestos fronterizos en territorio estonio (donde la policía podrá tomar las huellas dactilares y datos biométricos faciales de los solicitantes), pero ya existen planes para ampliar la capacidad de tramitar dichas solicitudes a las embajadas de Estonia en el extranjero hacia finales de 2015. En todo caso, el servicio está dirigido a aquellas personas que ya poseen vínculos con Estonia, ya sea empresariales, estudiantiles o turísticos, si bien se espera que la e-residencia atraiga a nuevos clientes hacia la plataforma de servicios digitales de Estonia. Manejan cifras de 10 millones de e-residentes de aquí al año 2025. Al menos en las primeras 24 horas, los solicitantes fueron más de 6000.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.

  • davagain

    El artículo, y el tema, b-u-e-n-í-s-i-m-o-s. Si, quieres, nos leemos por Twitter (@davagain)