e-conomía

Enfado en Apple por el documental que denuncia las condiciones de sus fábricas en China

Descubiertos ataques a dispositivos Apple sin precedentes en el ‘malware’
Escrito por Manuela Astasio

Un reportaje de la BBC infiltra a reporteros entre los trabajadores de las plantas de ensamblaje de la compañía en el país asiático.

La semana pasada la cadena pública británica BBC emitió un nuevo episodio de su programa de reportajes informativos Panorama, que se centraba en investigar in situ cómo eran las condiciones laborales de los trabajadores de las fábricas chinas que ensamblan piezas y componentes para Apple, un tema por el que la compañía de Cupertino ya han estado otras veces en el punto de mira.

Sin embargo, a juzgar por los titulares internacionales, la credibilidad y el alcance de la BBC ha provocado un revuelo de una magnitud nunca vista antes, especialmente en Reino Unido, que ha empujado al vicepresidente de operaciones de Apple, Jeff Williams, a enviar una carta a sus trabajadores en dicho país.

En el reportaje, periodistas de la BBC se infiltran con cámaras ocultas entre los trabajadores de las plantas de ensamblaje de Pegatron, una empresa que ya ha sido noticia por las condiciones supuestamente abusivas que impone a becarios y trabajadores en prácticas.

Según el programa, uno de los reporteros infiltrados trabaja 18 horas días seguidos sin librar, y otro encadena 16 horas seguidas sin descanso, recoge Bits, el blog sobre tecnología de New York Times. La propia política de Apple rechaza que ninguno de sus trabajadores tenga una jornada semanal de más de 60 horas, es decir, de más de doce horas diarias.

El reportaje también muestra cómo uno de los encargados de estas fábricas roba la documentación a uno de los reporteros infiltrados como trabajadores. Ésa es otra de las prácticas denunciadas desde hace tiempo por ONG, y no solo en China ni en Apple. Un estudio publicado por la organización Verité el pasado mes de septiembre aseguraba que en algunas fábricas de Malasia que trabajan para Sony, Samsung y Apple, entre otras, se retienen ilegalmente los pasaportes de los empleados para forzarlos a trabajar.

“Profundamente ofendidos”

En su misiva, dirigida por email a sus trabajadores británicos pero hecha pública ya por numerosos medios, Williams expresa que tanto él como el CEO de la compañía, Tim Cook, se encuentran “profundamente ofendidos” por el contenido del reportaje de la BBC.

“Al igual que muchos de vosotros, Tim y yo estamos profundamente ofendidos después de que se sugiera que Apple rompería las promesas que ha hecho a sus trabajadores y sus consumidores”, escribe Williams. Si es así, es porque el programa de Panorama sugiere, en su opinión, que “Apple no está haciendo nada por mejorar sus condiciones laborales”.

Williams defiende en su correo electrónico que Apple se ha esforzado por mejorar las condiciones de las fábricas con las que trabaja “como ninguna otra compañía ha hecho”. Tras muchos años en los que la mayor parte de sus plantas superaban las jornadas semanales de 60 horas, hoy el 93% de sus proveedores cumplen con este requisito, asegura Williams, que reconoce, también, que Apple “todavía lo puede hacer mejor”. “Y lo hará”, afirma.

Apple cuenta con más de 1.400 trabajadores en China dedicados a gestionar las relaciones entre los proveedores, agrega Williams, y entre las tareas de éstos se encuentran las de visitar las fábricas, denunciar los abusos y riesgos que en ellas puedan presenciar y entrevistarse con empleados en su lengua nativa para conocer su situación.

Williams también hace referencia a Indonesia, donde la venta de estaño extraído de minas ilegales también ha supuesto un problema. “Apple tenía dos opciones”, dice, “podríamos haber forzado a nuestros proveedores a dejar de comprar estaño indonesio lo cual habría sido lo más fácil y nos habría ahorrado críticas. Pero también habría sido el camino más cobarde, porque no habría hecho nada para mejorar la situación de los trabajadores ni del medio ambiente en Indonesia. Escogimos el segundo camino, que consiste en quedarse y tratar de encontrar una situación colectiva”.

Williams ha señalado en su misiva que su intención no es dedicar ésta a ahondar en cada una de las denuncias hechas por Panorama. “Pero podéis estar seguros de que nos tomamos todas las acusaciones en serio e investigaremos todas ellas. Sabemos que nuestro trabajo nunca termina y no descansaremos hasta que todos nuestros trabajadores sean tratados con la dignidad y el respeto que se merecen”, ha aseverado.

 

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.