e-conomía

Empresas españolas a la búsqueda de contactos en Francia

Escrito por Raquel C. Pico

Varias empresas españolas buscan contactos y socios en Francia a través del encuentro sobre innovación MeetInnov.

Especial desde París. Francia es uno de nuestros países vecinos, por lo que por su cercanía se convierte en un destino casi natural para que las empresas españolas expandan sus redes. “Francia nos conoce muy bien”, nos explica Vicente Mañes, de la Oficina Económica y Comercial de la Embajada española en París, “y aquí la empresa española tiene un prestigio”. “Los países emergentes, los BRIC, son unos países que tienen gran atractivo, pero no hay que olvidar que el 70% del comercio exterior de España es Europa”, añade.

La oficina de la embajada es un recurso que las empresas españolas que quieren lanzarse a la aventura francesa pueden emplear para conseguir asesoría y ayuda ya que su objetivo es el de “apoyar al máximo el comercio y las exportaciones”. Para que recordales “que nos utilicen” la Oficina Económica y Comercial se acercó a la feria sobre innovación MeetInnov, que se acaba de celebrar en el parisino aeropuerto de Orly, donde se dieron cita varias empresas españolas.

El perfil de los asistentes era variado, desde compañías de mayor tamaño, clústers hasta emprendedores que estaban buscando una oportunidad entre las opciones de networking que ofrecía el evento. Como explicaban desde la organización del evento, los emprendedores también pueden – y deben – participar en este tipo de encuentros, que abren puertas a la hora de lanzarse a nuevos mercados o conseguir nuevas fuentes inversión.

Emprendedores en MeetInnov

Belén Rubio, de MyVoicer, es una de las emprendedoras que se acercaron hasta París. Su startup ha desarrollado un escáner portátil que lee los textos para aquellas personas que tienen problemas de deficiencia visual. Buscar partners y financiación eran sus dos objetivos. “Esto es una oportunidad”, señala, destacando que ha podido entablar contacto con personas que de otro modo hubiesen sido inaccesibles, como inversores llegados de Israel o el equivalente francés a la ONCE.

Daniel Camps, de Addfleet, es otro de los emprendedores españoles que participaron en el encuentro, aunque en esta ocasión más que buscar venía a contar. Él fue uno de los participantes de la mesa redonda sobre smartcities, que le permitió explicar como habían evolucionado desde una aplicación para pedir taxis, GooTaxi, hasta conseguir crear un sistema cloud para gestionar la movilidad de las ciudades. “Francia es un mercado que no conocíamos así que creímos que era interesante estar aquí”, apunta.

Grandes empresas

Pero no sólo los emprendedores participaron en el encuentro, también las grandes empresas se acercaron hasta la jornada. Por ejemplo, lo hizo Evelio Espadero, representante adjunto en Francia del Banco Popular, que recordó que explicaba que ellos pueden ofrecer una ayuda en castellano y con una cultura española a las empresas que quieren entrar en el país vecino, que cada vez son además más. “Nos pasan cada vez más contactos de empresas nuevas que están saliendo”, indica Espadero, que recuerda que entrar en Francia “es más complicado si no conoces a nadie que aconseje”.

Francia, aunque está al lado, es, como es lógico, un mercado diferente con reglas distintas. “Sí, la mentalidad difiere totalmente”, apunta Elena Gaju, abogada especializada en el mercado español y en el francés y otra de las profesionales españolas que se acercó al evento. “A nivel legal hay muchos matices. Francia es muy conservador y más protectora”. Cambian las formas de establecer las relaciones, cambia el mercado laboral y sus leyes… Sin embargo, si se dan los pasos correctos (y hay desde empresas privadas hasta organismos públicos que se encargan de encaminarlos para que lo sean) siempre se puede conseguir el éxito en Francia.

Diego Galduroz es el responsable de la filial francesa de una empresa de ingeniería española, Ekindar,y es otro de los profesionales que se acercó hasta el evento. En su caso, hacer contactos es una de las razones que explican la asistencia. “Está muy bien estructurada y le han dado viva”, explica sobre la jornada.

También estaba en el evento el Cluster Audiovisual Galego (CLAG), que agrupa a la industria del audiovisual de Galicia, y que participó en uno de los workshop sobre la industria de los contenidos digitales. “El clúster impulsa iniciativas de incubación de proyectos”, nos explica Chus Barrada, su representante en este encuentro, y el evento permite establecer contactos en los diferentes campos en los que el clúster ayuda a las empresas del sector.

Sobre el autor de este artículo

Raquel C. Pico