e-conomía

El futuro de Kodak se ‘apellida’ Alaris

Escrito por Esther Macías

Eastman Kodak ha salido de la bancarrota en la que estaba inmersa desde hace 20 meses. De la mítica firma de productos fotográficos nace Kodak Alaris, una empresa nueva centrada en el mundo de la impresión y la imagen documental para empresas y particulares.

Como anunciábamos el pasado mes de agosto Eastman Kodak, compañía pionera en el ámbito de la fotografía, salía ayer de la bancarrota en la que ha estado inmersa durante veinte meses. La compañía, de hecho, aún tiene mucho que decir en el mercado, o al menos parte de ella. De su seno nace, según han explicado hoy sus responsables a varios periodistas en conferencia telefónica, una nueva empresa llamada Kodak Alaris que se centrará en crecer apostando por el mundo de la impresión digital y la imagen documental para empresas y particulares.

El nacimiento de Kodak Alaris –su nombre mantiene la marca ya conocida por el gran público a la que aúna el término latino ‘alaris’ que hace referencia a la velocidad y agilidad que caracterizará a la nueva compañía, como una clara forma de diferenciarse de Eastman Kodak, que ha sufrido lo que ha sufrido por no saber ver a tiempo los cambios del mercado fotográfico y las exigencias de los consumidores al hilo de la digitalización– se produce gracias a la compra por parte del Plan de pensiones de Kodak del Reino Unido (KPP, un fideicomiso establecido para pagar los beneficios de pensiones a empleados actuales y jubilados de Kodak en el Reino Unido que participen del plan) de los negocios Personalized Imaging (Imagen Personal) y Document Imaging (Imagen Documental) de Eastman Kodak Company.

La operación incluye el traspaso de 4.700 empleados a la nueva empresa y diversos centros de fabricación (los principales están en Reino Unido, China, EEUU, Brasil, India y Rusia). La empresa resultante tendrá, según Dolores Krutchen, presidenta del negocio Imagen de Documentos de Kodak Alaris, unos ingresos de más de 1.300 millones de euros.

A qué se dedicará la nueva Kodak Alaris

La nueva empresa estará compuesta, por tanto de dos áreas de negocio. El de Imagen Personal, integrado por soluciones de quioscos fotográficos, papel fotográfico y las soluciones de flujo de trabajo, productos de películas y servicios de fotografía digital para eventos y soluciones para parques temáticos, destinos emblemáticos, centros de vacaciones, etc. Desde la empresa sus responsables pretenden seguir innovando en el área de impresión de imágenes de consumo para brindar “la mejor experiencia del cliente con esta marca fotográfica preeminente”.

En cuanto al segundo negocio, el de Imagen Documental, éste alberga los conocidos escáneres y el software de captura, plataformas de gestión de la información, una gama de servicios profesionales que la empresa irá reforzando y los servicios y el soporte de estas soluciones.

Dolores Kruchten

El legado de la marca Kodak seguirá vivo

La nueva compañía, eso sí, conserva el patrimonio y el legado de la marca Kodak, según explicaba Dolores Krutchen. No en vano, la nueva firma es consciente del valor de una marca asentada en el imaginario colectivo, sobre todo de cara a los consumidores finales, a los que quiere volver a conquistar, eso sí, con otro tipo de productos.

La compañía, que operará en los mismos países que Eastman Kodak Company, tendrá su sede central en Rochester (Estados Unidos), aunque las oficinas centrales de KPP estarán en Reino Unido. Al frente de la nueva firma se encuentran tanto Dolores Kruchten como Dennis Olbrich, presidente de Personalized Imaging de Kodak Alaris. Ambos reportarán a Steven Ross, presidente independiente del KPP.

Se espera que formen parte de Kodak Alaris los negocios de Imagen Personal e Imagen Documental de todos los países y regiones donde está Eastman Kodak Company a mediados de 2014.

 

foto cc Terri Monahan

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.