e-conomía Empresa

El comercio electrónico en España goza de buena salud, según la CNMC

comercioelectronico

En el segundo trimestre de 2015, el comercio electrónico patrio creció un 27% respecto al mismo período del año anterior, lo que supone valorar en 4.900 millones de euros la facturación total del e-commerce en España.

El e-commerce en nuestro país sigue creciendo, trimestre tras trimestre, abriendo oportunidades tanto a viejos como a nuevos negocios y ofreciendo empleo a miles de personas en toda España. No en vano, en el segundo trimestre de 2015, el comercio electrónico patrio creció un 27% respecto al mismo período del año anterior, lo que supone valorar en 4.900 millones de euros la facturación total del e-commerce en España.

Son datos de la Comisión Nacional de Mercados y la Competencia (CNMC), los últimos disponibles hasta el momento, y que muestran una tendencia más que positiva desde 2010, cuando en plena crisis el comercio electrónico apenas facturaba 1.800 millones de euros en ese mismo trimestre.  Con todo ello, y a falta de conocer las cifras del tercer y cuarto trimestre del pasado ejercicio, 2015 va camino de convertirse en el mejor año del e-commerce en toda la historia de España.

E-commerce en España

Medido por el número de transacciones, en el segundo trimestre de 2015 se han registrado cerca de 70 millones de transacciones, un 22,8% más. El marketing directo y las prendas de vestir lideran el ranking por compraventas (8,7% y 7,2% respectivamente). Sin embargo, los sectores de actividad con mayores ingresos derivados del e-commerce han sido  las agencias de viajes y operadores turísticos, con el 19,6% de la facturación total; el transporte aéreo, con el 14,3% y las prendas de vestir, en tercer lugar, con el 6,0%. 

E-commerce en España

Compras mayoritariamente a tiendas españolas

Segmentado geográficamente, las webs de comercio electrónico en España se han llevado el 59,6% de los ingresos en el segundo trimestre de 2015, de los que un 19% son compras desde el extranjero a empresas españolas y el 40,2% responde a operaciones enteramente consumadas dentro de nuestras fronteras. El 40,3% restante se corresponde con compras con origen en España hechas a webs de comercio electrónico en el exterior.

En este sentido, los ingresos de comercio electrónico dentro de España (compras hechas en España a webs españolas) han aumentado un 20,7% interanual hasta los 1.989,9 millones de euros. El sector turístico supone el 41,2% de la facturación dentro de España, seguido de los espectáculos artísticos, deportivos y recreativos (7,5%), la administración pública, impuestos y seguridad social (5,9%) y las prendas de vestir (5,6%).

A su vez, el volumen de negocio de las transacciones con origen en España y dirigidas hacia el exterior ha sido de 1.995,1 millones de euros, un 25,7% más que en el segundo trimestre del año anterior, principalmente a favor de empresas radicadas en nuestros vecinos de la Unión Europea y Estados Unidos.

E-commerce en España

Por su parte, las ventas desde webs españolas hacia el exterior han alcanzado una facturación de 960,9 millones de euros, un 45,9% más que en el segundo trimestre del año anterior. Aquí, de nuevo, nuestros vecinos de la Unión Europea son los que más compras desde el exterior realizan en tiendas online españolas, acaparando el 71,4% de las mismas. 

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.

  • Estudios Kanlli

    Sí que es cierto que el e-commerce español crece cada año y que las empresas invierten cada vez más en adaptarse, sin embargo todavía se percibe cierta reticencia al cambio en algunos retailers de nuestro país. Ya sea por falta de financiación o de confianza en la rentabilidad de las inversiones que tendrían que realizar, el porcentaje de empresas que se resisten a invertir en marketing digital o que aún no cuentan con el sello de confianza en su web por ejemplo es alto, un 40% y un 37% respectivamente.