e-conomía

Dogecoin: la nueva moneda virtual no es de broma

dogecoin
Escrito por Marcos Merino

Surgió como una parodia de Bitcoin inspirada en un famoso meme de Internet, pero las entidades de capital riesgo ya la valoran en 500.000 dólares.

Uno de los memes más famosos de 2013 fue “Doge”. Su nombre viene de un sketch de marionetas (resucitado gracias a Reddit y Tumblr) en el que los personajes deletrean mal la palabra “dog” (pero), y consiste básicamente en alterar la foto de un expresivo perro de raza Shiba Inu, frecuentemente acompañada de monólogos interiores en Comic Sans. Una chorrada descomunal, vamos, como casi todos los ‘memes‘.

Pero quizá fue eso lo que animó a embarcarse en esta aventura dos amigos como Billy Markus (estadounidense, exingeniero de software de IBM) y Jackson Palmer (australiano del equipo de marketing de Adobe Systems): el primero, que ya había creado previamente otra criptomoneda llamada “Bells” empezó a trabajar sobre la base del código de Litecoin y el concepto diseñado por Palmer para parodiar a Bitcoin lanzando la primera divisa virtual basada en un meme.

Realmente, fue una moneda que empezó por el tejado: Palmer se animó a comprar el dominio dogecoin.com y a hacer el logo después de tuitear “Invirtiendo en Dogecoin, seguro que será la próxima gran moda” y que sus amigos le animaran a ponerse a ello. Fue entonces cuando entró en contacto con Markus y empezaron a desarrollarlo.

Así que… ¿no había ninguna motivación filosófica detrás de esta parodia de Bitcoin? Bueno, aunque a Palmer le gusta señalar que lo que ha marcado la diferencia ha sido la mascota-logo, lo cierto es que también buscaban desarrollar una moneda virtual que pudiera llegar a un público aún más amplio que el de Bitcoin, al verse libre de todo el historial “oscuro” de éste (su vinculación con Silk Road y demás). Así mismo, el uso de la tecnología scrypt (heredada de Litecoin) impide que los mineros que van, poco a poco, “liberando” los 100 miles de millones de unidades de que se compondrá Dogecoin (frente a los 21 millones de Bitcoin), puedan aprovecharse de equipamiento de hardware especializado para minar a mayor velocidad, como ya ocurre con la criptomoneda líder.

Pero… ¿cómo de en serio va Dogecoin? Pues desde que se lanzó ha visto crecer exponencialmente su comunidad, con múltiples blogs y foros dedicados. También han surgido webs que permiten cambiar divisas entre Bitcoin, Litecoin y Dogecoin. Existen ya listados de empresas que aceptan dogecoins. Y la prueba de fuego: en enero, Dogecoin superó en número de transacciones (aunque aún no en valor de las mismas) a Bitcoin. Va tan en serio que hace poco Jackson Palmer reveló que en las últimas semanas ha rechazado propuestas de inversión de hasta medio millón de dólares, procedentes de entidades de capital riesgo de EE UU y Australia.

Palmer ha explicado que no tiene interés en recibir financiación porque el valor de dogecoin no descansa en sus manos sino en la de la comunidad, que marca el volumen de crecimiento de la criptodivisa. Él, por su parte prefiere centrarse en proyectos de caridad (hace poco recaudó 30.000 dólares para financiar la participación del equipo de trineo jamaicano en los Juegos de Sochi).

Así que… ¿qué pensáis sobre esta moneda? ¿Sobrevivirá más allá de la novedad del meme en que está basado? ¿Superará a Bitcoin? ¿Creéis que realmente aporta algo nuevo al mundo de las criptodivisas?

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.