e-conomía

Y, de repente, el ‘cyber monday’

Y, de repente, el cyber monday
Escrito por Manuela Astasio

La tradición anglosajona de promociones en ecommerce llega a nuestro país fundida en un largo fin de semana de estímulo al consumo.

La globalización lo uniformiza y lo acelera todo: también las tradiciones. Hoy, cuando todavía no hemos terminado de hacer balance de los resultados del  que, probablemente, sea el primer black friday celebrado “oficialmente” en nuestro país, tiene lugar, también, el cyber monday, una promoción similar que existe desde hace ocho años en el mundo anglosajón, pero que se desarrolla solo en las tiendas de comercio electrónico.

A lo largo del día nos toparemos con banners y anuncios de radio, televisión y prensa que nos recordarán que hoy es ciberlunes en tiendas como Toys’r’us, Media Markt y El Corte Inglés, por citar solo algunas, que lo celebran con descuentos de hasta el 50%. Este año, en España, black friday y cyber monday se han fundido en un largo fin de semana de cuatro días dedicado a la estimulación del consumo, una decisión probablemente motivada por el escaso arraigo de esta tradición en nuestro país y encaminada a captar al mayor número posible de consumidores despistados.

¿Fue antes el consumo o la promoción?

Se dice que fue la firma de moda californiana Hollister la que dio nombre a esta costumbre, que se instauró el 28 de noviembre de 2005, un día escogido por ser el lunes que seguía al viernes de después de Acción de Gracias. Probablemente, a los europeos esa fecha nos suene como un trabalenguas, así que países más veteranos que el nuestro en esta promoción, como Reino Unido, se limitan a especificar que el ciberlunes se celebra el primer lunes de diciembre, un día clave para el consumo por su cercanía a las vacaciones navideñas y que resulta especialmente interesante para lugares como España, acostumbrados a que las rebajas no llegan hasta después de Reyes.

En realidad, es difícil saber si fue antes el huevo o la gallina: los expertos señalan este primer lunes de diciembre (al igual que el último viernes de noviembre) como uno de los días que, históricamente, han registrado mayor actividad comercial, y por eso, explican, se decidió ubicar estas promociones especiales en él. Pero está claro que cualquier rebaja o descuento solo tiene una intención: la de estimular el consumo.

Y así ha sido: en 2005, el primer año que se celebró en Estados Unidos el ciberlunes se convirtió en uno de los días con mayor número de compras en línea del año. Y en 2010 estudios como uno de comScore lo señalaban ya como la jornada de mayor consumo online de aquel ejercicio en Estados Unidos. El año pasado, las ventas en Reino Unido durante el cybermonday crecieron casi un 30% respecto al año anterior, con un pico especialmente pronunciado entre las 12 y las 13, una hora que coincide con el descanso para el almuerzo de los trabajadores de ese país, según datos del proveedor de servicios de pago en Europa SagePay.

Próxima parada: el comercio móvil

Para dicha firma, todo apunta a que este año en el país anglosajón se producirá una segunda hora punta que coincidirá con el regreso de los compradores a sus hogares, gracias a la expansión de las tabletas para uso doméstico. Sin embargo, uno de los retos del ciberlunes es, precisamente, el mobile commerce: de acuerdo con la consultora Ovum, un 68% de los consumidores prefieren, todavía, realizar sus compras desde ordenadores portátiles o de mesa en vez de utilizar sus dispositivos móviles, por motivos que aluden, principalmente, a la todavía más débil seguridad y la confianza en los pagos a través de estos terminales. Quién sabe si, el año que viene, veremos promociones dirigidas solo a los que consuman desde apps móviles de comercio electrónico.

Foto cc:  ell brown

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.