e-conomía

Contenidos y procesos en una estrategia de transformación digital

cambio-transformacion
Escrito por Autor Invitado

No hay alternativa. En un entorno en el que las tecnologías digitales están marcando la pauta de la innovación y del éxito empresarial, las empresas que cuenten con una estrategia digital bien definida sabrán sacar partido de la innovación digital y serán líderes en sus segmentos de mercado.

Las tecnologías digitales representan para nuestros negocios un reto pero también una gran oportunidad. Estamos viendo cómo están apareciendo nuevas empresas con modelos de negocio totalmente disruptivos que consiguen cambiar por completo los parámetros de la industria y del mercado al que se dirigen. También existe otro grupo de compañías ya establecidas que, aunque no tengan la flexibilidad y las ventajas operacionales de una startup, están analizando de forma proactiva cómo convertirse en digitales para diferenciarse de sus competidores. Y finalmente encontramos otro grupo, quizá el menos numeroso, que se ve irremediablemente abocado a abrazar lo digital para garantizar su continuidad.

No hay alternativa. En un entorno en el que las tecnologías digitales están marcando la pauta de la innovación y del éxito empresarial, las empresas que cuenten con una estrategia digital bien definida sabrán sacar partido de la innovación digital y serán líderes en sus segmentos de mercado. Aquellas que no presten atención a estos aspectos probablemente verán amenazadas sus fuentes actuales de facturación.

Pero ¿qué entendemos por una estrategia digital bien definida? Está claro que la respuesta depende de cada caso concreto, y no es una tarea fácil entender y definir cómo incorporar lo digital para lograr una ventaja competitiva que consiga aumentar el valor de la compañía. Estamos viendo multitud de estrategias a menudo combinadas, que van desde la monetización de información, pasando por la transformación en la forma de comunicación con los clientes, hasta la transformación de los procesos operacionales mediante el intercambio de información en tiempo real. Y todas tienen algo en común: la utilización de tecnología de un modo totalmente innovador y que hasta ahora no era posible.

Por lo tanto, podemos decir que una de las claves es comprender y analizar todos los aspectos de las tecnologías que tenemos a nuestro alcance, tanto su funcionalidad como sus capacidades de integración, los costes de su implantación, o incluso prever si se van a convertir en un estándar o por el contrario van a quedar obsoletas en el corto plazo.

 

banner-oracle-570x121

 

Y dentro de toda esta gama de opciones y posibilidades, hay dos aspectos a destacar por su importancia: los contenidos empresariales y los procesos de negocio asociados. Por contenidos entendemos toda aquella información estructurada que se gestiona en la compañía: documentos, vídeos, imágenes, facturas, presentaciones, podcasts, recomendaciones de clientes, artículos de la web, información de campañas y promociones, etc. Por otra parte, gracias a los procesos de negocio automatizados podemos dotar a toda esta información de acción e inteligencia.

Las soluciones de gestión de contenidos y procesos nos van a permitir en distinta medida abordar cuestiones como por ejemplo:

Multicanalidad e integración

Los procesos de nuestra empresa ya no están adscritos a un único canal de comunicación. Un cliente puede empezar una contratación en una web, seguir en una aplicación móvil, hablar con el call center o dirigirse a un punto físico de venta, y debemos garantizar en todo momento la coherencia y la continuidad del proceso. Además, la capacidad de almacenar de forma separada el contenido de su presentación nos permite adaptar la información al canal por el que se consume, ya sea la web, una aplicación móvil, un kioso, un dispositivo wearable o cualquier otro que imaginemos.

Autoservicio e inmediatez

Ya sea un cliente, un empleado o un proveedor, es importante ofrecer el máximo de facilidades para interactuar con nuestra empresa, y no imponer cuándo, dónde y de qué modo.

Personalización

Es imprescindible poder segmentar y personalizar la experiencia de nuestros clientes, empleados y colaboradores en función de lo que conocemos de ellos. Incluso por el simple modo de navegar en una web o una aplicación móvil, podemos deducir sus intereses y ofrecerle los contenidos más relevantes.

Tiempo real

A menudo sabemos quiénes son nuestros clientes y qué queremos ofrecerles, pero no tenemos tan claro en qué momento hacerlo. El mundo del llamado Internet de las Cosas nos permite reaccionar en tiempo real de un modo hasta ahora inimaginable. Muchas empresas están aprovechando esta componente de inmediatez para transformar totalmente el modo en el que fluye la información dentro de su cadena de valor, lo que les permite desde comercializar nuevos productos o funcionalidades hasta conseguir una eficiencia operativa totalmente diferenciada de su competencia. Y nos quedarían muchos otros aspectos por mencionar, como la digitalización de los contenidos en papel,  las capacidades de colaboración, la compartición de contenidos de modo seguro, etcétera.

La disrupción digital será el tema central del próximo Oracle Day, que se celebrará el 6 de noviembre en Madrid. Es un concepto que engloba otras muchas áreas como Big Data y Business Analytics, el uso de herramientas empresariales en entornos de movilidad, las nuevas capacidades que ofrece el Internet de las Cosas y la gestión de los sistemas de información como servicio, en modalidad cloud. Sin duda alguna, la gestión de los contenidos y procesos es también una de las claves de la disrupción digital, por lo que los gestores de los sistemas de información deben tenerla en cuenta a la hora de planificar sus nuevos proyectos de innovación.

Imagen: Shutterstock

 

Autor: Josep Mingorance, director de ventas WebCenter & BPM de Oracle Ibérica.josep mingorance oracle

 

 

 

 

 

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado