e-conomía

Cómo liderar con éxito en un mundo hiperconectado

ideas

Olvidarse de las estructuras verticales, innovar, confiar en las redes sociales y apostar por ellas… Esos son algunos de los retos a los que tendrán que enfrentarse los consejeros delegados del mañana y ya los de hoy mismo. Las empresas tienen que ser cambiantes y adaptarse a un mundo que cambia a su vez. 

Esas son las conclusiones de un nuevo estudio de IBM sobre cómo ser CEO en el mundo global, que hoy se ha presentado en Madrid y que ha contado con algunos pesos pesados de la industria planteando el futuro de las empresas y el emprendimiento en la era digital.  Los resultados del estudio, realizado a lo largo de 8 años con más de 18.000 entrevistas a CEOs de empresas de todo el mundo, han mostrado que los factores tecnológicos, los empleados y los factores del mercado son los condicionantes que más impacto causan en las organizaciones por todo el mundo.

“La tecnología es la fuerza externa que más va a impactar a las organizaciones”, apunta David Soto, vicepresidente IBM Global Business Services. Un 68% de las empresas exitosas cuentan con una correlación importante en su actividad con tecnología, integrando los recursos en su negocio para innovar.

En un primer panel de ponentes, el gran tema a tratar fueron  los problemas de gestión a los que se enfrentan los empresarios:

Javier Cremades, el presidente fundador de Cremades y Calvo-Sotelo ha apuntado a la falta de confianza o desconfianza que sufren los equipos con respecto a sus organizaciones como un tema a abordar. “Hay que entender la situación actual”, dice el empresario. “Es el fin de la seguridad en las posiciones actuales. Hay que saber gestionar el talento hacia la innovación que tenga siempre como objetivo la competitividad.”  Además, los empresarios tienen que comenzar a tomar responsabilidad, apunta Cremades. “Lo que se dice en inglés ‘accountability’, si te cargas algo, tomas la responsabilidad”, explica. Los empresarios tienen que saber gestionar el talento de forma eficiente: con la creación de un campo de conocimiento en la compañía. “Ya no hay que buscar el éxito individual sobre el de otros sino el éxito colectivo”, apunta.

Ana María Llopis, presidenta de supermercados Día y fundadora y CEO de Ideas4All, opina que estamos “en la era de la no norma. En una época de crisis, la no norma es clave”, en el que la situación es inestable e incierta. Ante el tema de la mujer en la empresa, Llopis se muestra firme: “Es necesaria la imparcialidad de la introducción de la mujer en la empresa”, apunta, ya que cada vez hay más mujeres directivas. La involucración de los empleados en las ideas de la empresa es clave para poder conseguir que los empleados estén unidos tras los objetivos de la compañía.

“Las empresas y los mercados no nos hemos adaptado a esos cambios en el mundo”, ha apuntado, por su parte,Mª Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter. Los retos son el cambio que hay que hacer y aprovechar las oportunidades que ofrecen estos cambios. Hay que cambiar todos los procesos en casi todos los sectores. El papel de la tecnología para ella es clave. “La tecnología está en la raíz de todas las soluciones, pero también son causa de los problemas. Alega que como la imprenta, tarda en poder traer beneficios, cree que las compras online han tenido mucho que ver en una nueva competitividad para las empresas tradicionales.

Big Data como diferenciador

Los retos en España son también claros: “Tenemos que liderar a través de la tecnología, aprender a usarlo y a usar data analytics. Tenemos que tener transparencia en los procesos”. Según los datos extraidos del estudio de IBM, las empresas con mejor rendimiento son aquellas que obtienen un mayor valor de los datos.  “Estamos en beta permanente, en un mundo ubicuo y tenemos que adaptarnos,” añade Llopis.

“La economía global se está fragmentando”,  apunta Alfredo Sáenz, vicepresidente segundo y consejero delegado de Grupo Santander. “Tenemos que entendernos con los mercados locales, empezar a crear modelos de negocio globales pero en paralelo desarrollando en mercados locales”, explica. La cantidad de datos que manejamos, el reto es ser capaces de discriminar, sintetizar y asimilar. Hay que saber entender. “Las organizaciones tienen una tendencia a la entropía, lo que lleva a  mayores costes de organización y menos innovación. Hay que alinear las ideas de las personas y estimular al personal”, apunta Sáenz. “No hay organización excelente que no sepa ejecutar excelentemente”, algo que para él es fundamental en estos tiempos.

Líderes simpáticos con la gente

El 73% de los CEO invierte en el conocimientos del cliente, un 20% más de lo que está invertido en ventas para las compañías. “Usamos la tecnología para acercarnos a las personas. Mucha gente piensa que nos aleja, pero nos acerca”, argumenta Carina Spilka, directora general de ING Direct España. “Somos cortoplacistas y nos vemos que las cosas se están transformando. Las personas tienen mucha más información”, añade. Todas las empresas exitosas se están dando cuenta que tienen algo mucho más importante. Carina apunta a que la estructura de algunas empresas falla. “La dirección vertical es innecesaria”, dice, ya que la estructura horizontal es mucho más eficiente. “Tenemos que ser líderes simpáticos con la gente. Los clientes y las personas que trabajan en las organizaciones importan. La confianza, hay que darla para recibirla”, apunta.

Juan Antonio Zufiria, presidente de IBM España, Portugal, Grecia e Israel, cerró la primera sesión de paneles con una respuesta centrada en la inmediatez del ambiente actual. “Las oportunidades se abren y se cierran rápidamente,” apunta. “Hay que crear una cultura de confianza primero y madurez. Todos tenemos que entender todo y saber dónde estamos. Hay que fortalecer los básicos”.

“La transformación de la tecnología no es nada comparado al impacto que está teniendo en la sociedad”, apunta.

Sobre el autor de este artículo

Natasha Bernal