e-conomía

Cómo entender el éxito del e-commerce en España

Escrito por Autor Invitado

Según los últimos datos del Ecommerce Europe, España es actualmente el cuarto país europeo en facturación de comercio electrónico, solamente por detrás de Alemania, Francia y Reino Unido. Pero, ¿cómo se han alcanzado cifras de más de 12 millones de facturación en un país tan tradicional en el comercio como España?

La sociedad española ha pasado de manera gradual de utilizar Internet como una herramienta de búsqueda de información sobre productos a ser un canal de venta totalmente establecido. Según los últimos datos de Comscore, España es uno de los países más internautas y el país con la penetración más elevada de smartphones de los EU5. Actualmente hay 17 millones de españoles que navegan a diario en Internet (un 9% más que en 2011) y  el 66% de los españoles utiliza móviles “inteligentes”. Con todas estas herramientas a disposición del usuario es perfectamente entendible que el e-commerce esté creciendo a un ritmo del 20% anual.

Pero más allá de las fronteras españolas se repiten estas tendencias. El último informe de Forrester prevé que, para el año 2017, el crecimiento del comercio electrónico represente el 10% de todo el comercio en Estados Unidos y el 15% en Reino Unido. Sin embargo, estos datos están yendo en detrimento del minorista tradicional que no haya sabido adaptarse a los nuevos modelos de compra adoptados por la sociedad.

Miedo a lo desconocido

Aun así son muchos los que siguen sintiendo cierta desconfianza hacia la compra online, formato en el que se pierde la oportunidad de tocar y probar in situ el producto que se quiere comprar y que a veces se tacha de inseguro. Estas aversiones están basadas mayoritariamente en el desconocimiento. Para contrarrestar estos miedos, todas las entidades que intervienen en la cadena logística de la venta online, como las compañías del sector postal, empresas tecnológicas o marcas, trabajan para transmitir al cliente que sus datos los tratan con total profesionalidad asegurando siempre su privacidad.

Otra de las grandes preocupaciones es el envío correcto al consumidor de los productos comprados. Por ello las compañías están poniendo especial énfasis en la creación de una logística óptima para hacer llegar al cliente el producto en las mejores condiciones y con la mayor rapidez y precisión posible. De la misma forma el sistema de devoluciones de productos debe contar con un sistema predeterminado y operativo que facilite la tarea al consumidor y haga llegar a la mayor celeridad el producto de nuevo a la marca.

CBRE realizó recientemente un estudio de opinión a través del cual pretendía conocer los hábitos y actitudes de los consumidores europeos de cara al comercio online. A través de éste se sacó la conclusión de que los mayores frenos de los consumidres de cara a comprar algo vía online vienen dados por el tipo de producto que van a comprar y el desembolso que deben realizar para adquirirlo.

Previsiones para el futuro

Uno de los mayores beneficios del e-commerce es su amplia oferta de productos en un solo ‘establecimiento’, sin tener que desplazarse a ninguna parte. De esta forma cualquier persona desde cualquier punto del mundo puede comprar el producto que desee simplemente a través de un clic. Estos beneficios palpables para la sociedad y el avance de las nuevas tecnologías hacen prever que en 2016 el comercio online crezca un 50% en todo el mundo, multiplicándose además por once las transacciones vía móvil para 2017.

Las redes sociales también son un canal primordial para el éxito del e-commerce. Convertidas en los últimos años en la plataforma a través de la cual las marcas se relacionan con sus clientes, Facebook y Twitter suponen un acceso a una gran masa de usuarios potenciales del comercio electrónico.

De otro estudio realizado por CBRE a 50 retailers internacionales se extrajeron conclusiones como que sus ventas online pasarán del 5% al 10% de sus ventas totales para el 2014. O que el 77% tiene como objetivo principal crear aplicaciones para móviles y páginas web adaptadas a smartphones para permitir a sus clientes comprar vía online para el 2014.

Beneficios para la sociedad

Las nuevas oportunidades tecnológicas y la adaptación al medio online de las marcas han conseguido que la sociedad adopte el e-commerce como un método adicional a la compra ‘tradicional’. La penetración de Internet en la sociedad española va de la mano del aumento de creación de empleo para sustentar y dar servicio a los clientes del mercado online. Las últimas previsiones apuntan a dos millones de puestos de trabajo generados de manera directa e indirecta por el e-commerce.

foto cc Polycart

 

El autor de este artículo es Damián Ríos, CEO en España de Asendiacompañía nacida de la joint venture entre Swiss Post International y La Poste, y especializada en distribución postal y en la oferta de soluciones para el comercio online.

 

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado