Cómo es el ecosistema emprendedor en Argentina

El ecosistema emprendedor en la Argentina, y en Buenos Aires en particular, es muy saludable y está en constante crecimiento. Esto es especialmente cierto para el sector de las empresas de tecnología, relacionadas con Internet y los nuevos medios.

La Argentina fue cuna de grandes empresas durante la primera burbuja. Por aquel entonces, muchos de los proyectos Latinoamericanos de mayor proyección fueron gestados desde Buenos Aires, apoyados por una gran cantidad de fondos. Es de destacarse Mercado Libre, que logró alcanzar el Santo Grial de los emprendedores: realizar una oferta pública de acciones.

Este artículo es fruto de la colaboración entre Palermo Valley y ReadWriteWeb.es. La autora es Vanesa Kolodziej que cuenta con una amplia experiencia en el área de la emprendeduría, tecnología y capital de riesgo. Es cofundadora de varias empresas de tecnología y se ha desempeñado como inversora de capital de riesgo. También es cofundadora de Palermo Valley y en la actualidad lidera un proyecto de e-commerce en desarrollo para América Latina. Tiene una licenciatura de la Universidad de San Andrés y ha realizado estudios de MBA en Babson College.

A la caída del NASDAQ y el fin de la burbuja en el 2000, se le sumó la recesión económica en la Argentina en el 2001. El ecosistema fue literalmente destruido. Los fondos se fueron y muchos emprendedores debieron cerrar sus empresas. Pero la crisis trajo muchísimas oportunidades. Tras la devaluación del peso, la Argentina se transformó en una de las economías mas competitivas a nivel global, con excelentes profesionales en el área técnica, muy buen nivel de inglés y un uso horario muy similar al americano. Todo esto fomentó la creación de empresas de neto perfil exportador que supieron aprovechar esta oportunidad.

Un gran ejemplo es Globant, un Software Factory de clase mundial, fundada en el 2004 y que ha tenido una taza de crecimiento anual extraordinaria en términos de empleados y facturación. Con una lista de clientes envidiable, entre los que se encuentra Google y LinkedIn, cuenta con centros de desarrollo en toda la Argentina y oficinas en Estados Unidos y Europa, entre otros.

Desde el 2006 en adelante el ecosistema emprendedor se ha desarrollado de manera sostenida, creando espacios donde las empresas pueden crecer y desarrollarse.

Existe una gran cantidad de empresas de diversos tamaños nacidas durante este período, en el sector del software, de internet, de aplicaciones móviles y de video juegos, entre otros. Su dinamismo eleva constantemente la vara, formando nuevos profesionales y desarrollando innovaciones no solo para el mercado local sino regional y global.

Los recursos humanos locales son otro punto importante: la existencia de una universidad pública y gratuita más la constante actualización de los profesionales hace que el nivel sea muy alto tanto de programadores como también de managers y creativos.

El sector de los inversores no está tan desarrollado como sería de esperarse, en especial a nivel del capital de riesgo, pero esto no ha impedido que los emprendedores talentosos desarrollen sus ideas y hagan crecer a sus empresas. A nivel de inversión ángel, existen redes formales como el Business Angels Club del IAE o el Club de Inversores de Emprear que han dinamizado mucho el sector.

El mercado local ha presenciado la venta de algunas empresas a grupos locales e internacionales, que no solo representan excelentes incentivos para los emprendedores sino que ayudaron a crear una comunidad de inversores ángeles. Estos emprendedores con disponibilidad apoyan a otros emprendedores en sus iniciativas no sólo con capital sino también con su experiencia y redes de contacto.

El apoyo a los emprendedores por parte de los diferentes niveles gubernamentales está en pleno desarrollo. Me gustaría destacar muy especialmente lo realizado por la municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires en sus múltiples programas, pero en especial al programa Buenos Aires Emprende, que ha apoyado sistemáticamente a las mejores iniciativas locales.

Las universidades locales han sido también un gran motor del ecosistema emprendedor. Es de desatacar la gran labor realizada por la competencia Naves, organizada por el IAE Business School, con más de 10 años de trayectoria. Así mismo, también son de destacar las organizaciones de apoyo y de networking para emprendedores, entre las que contamos a la fundación Endeavor Argentina con más de 10 años en el mercado, a Emprear, a Inicia y Palermo Valley, que es específica para emprendedores tecnológicos.

Pero lo más importante a destacar es la calidad de los emprendedores argentinos, líderes con visión que no tienen miedo de salir a competir y de hacer lo que sea necesario para crear empresas de excelencia y con proyección internacional desde la Argentina. Sin lugar a dudas, lo mejor del ecosistema local son nuestros emprendedores.

Etiquetas

Contenidos Relacionados

  • http://twitter.com/leilaergo Leila Ergo

    Muy buen post. Coincido con todo lo que Vanesa expone porque creo que es muy cierto. Desde Tangelo, estamos viendo la misma realidad, ya que nuestra empresa trabaja con personas en USA y en Argentina, el país elegido por que sus profesionales tienen la capacidad (al igual que su país) de seguir avanzando a pesar de los contextos desfavorecedores. Justo la semana pasada estuvimos reunidos en Buenos Aires en un evento (http://startuphouse2011.itange…/) que resultó por demás positivo para nuestra empresa.
    En nuestro blog también hablamos de este tipo de temas: http://www.altamirano.org

  • fernandojohann

    Estimados, Graicas por la mención el link al Club de Ángeles de Emprear es angeles.emprear.org.ar.
    Gracias Vanesa por pensar en nosotros

  • Pingback: locksmith finder

Top