e-conomía

Cómo crear valor en marketing online

value crear valorRecuerdo un anuncio que rescataba frases de otras épocas como “guay del paraguay”, “que no te enteras Contreras” y otras perlas varias de épocas anteriores. Cada tiempo tiene su propio argot y cada rama empresarial también. En empresa en general, y en marketing online en particular tenemos una nueva palabra favorita, el valor. ¿Cuántas veces estamos leyendo en blogs, revistas y cualquier publicación la importancia de aportar valor en todo lo que hacemos?

valor experiencia de cliente valverdeEste artículo es fruto de la colaboración entre Jaime Valverde y ReadWriteWeb en español. Jaime Valverde es Responsable de Marketing en Sowre Consulting. Es un apasionado de las nuevas tecnologías y su aplicación al marketing y está especializado en la orientación al cliente y las estrategias para su retención y fidelización, que desarrolla en su blog, MarketingTakeAway.

Continuamente lo encontramos en todas las publicaciones pero muy pocas veces nos hemos parado a definir qué significa aportar valor al usuario. Una gran parte de las marcas, muchas empujadas por agencias, se dedican a hablar de ellos, de lo que hacen, de donde están y de sus propias noticias. Única y exclusivamente. ¿Esto es aportar valor?

No. Esto es ser creído, es pensar que nuestros usuarios no tienen nada mejor que hacer que pensar en nosotros todo el día. ¿Quiero decir con esto que no tenemos que hablar de nosotros? Claro que no. Está bien que comuniquemos nuestros lanzamientos, noticias… Cualquier cosa que verdaderamente nuestros clientes quieran saber sobre nosotros. Lo que nos lleva al punto clave…

¿Conocemos a nuestros clientes/usuarios?

Este es el principal problema, no nos hemos parado a pensar quién será el principal receptor de nuestro mensaje ni qué objetivos tenemos para este medio. Si nuestro público objetivo son clientes, usuarios finales que nos siguen por la marca en sí, porque les gustamos, tenemos que crear contenidos que les ayuden a algo en su día a día. Una marca de ropa no sólo tiene que hablar de ellos mismos, puede hablar de tendencias, de consejos para la próxima Nochevieja, y cualquier otro contenido que pueda ser relevante para su público.

Si somos una empresa de B2B nuestro contenido será diferente, intentaremos aportar algo para ayudar a nuestros clientes en su trabajo diario. No podremos hablar de fiestas pero sí de herramientas, tendencias de mercado, nuevas metodologías…

Hay muchas formas de conocer a nuestros usuarios, pero quiero destacar dos. La primera es la más sencilla: preguntemos qué quieren que les contemos, preguntemos en qué puntos podemos aportar más valor a nuestros usuarios. Ellos pueden ser los primeros que sepan qué quieren. ¿Seguro? No, claramente no. Muchas veces no somos capaces de verbalizar lo que queremos hasta que no lo vemos. Escucharles nos ayudará a tomar el pulso del mercado, pero hay algo más, escuchar qué dicen entre ellos, qué publican, quiénes son los más populares… Es algo que decimos desde hace mucho tiempo, pero no deja de estar vigente por ello.

La otra forma de entender qué quieren es ponernos en su lugar, la empatía. No voy a descubrir nada nuevo, sólo quiero llamar la atención sobre esto. ¿Queremos que nos atosiguen con mensajes corporativos? ¿O queremos aprender, divertirnos, entretenernos…?

Ese es el cambio  principal. Si nosotros no soportamos cuando otras marcas lo hacen, ¿por qué pensamos que nuestros usuarios están deseando recibir spam de nuestra marca?

Seleccionar el contenido

Muchas veces, cuando hablo con responsables de marketing me doy cuenta de lo perdidos que estamos todos en este sentido. Si ya sabemos quiénes son y qué quieren. ¿Qué les damos?

Aquí viene la parte más difícil pero más bonita desde mi punto de vista. ¿Qué es realmente lo que hacemos? ¿Qué vendemos? No estoy hablando del producto físicamente. ¿Vendemos ropa? ¿O vendemos pertenecer a un movimiento social? ¿Qué es realmente lo que hace que elijan nuestra marca? Hablábamos antes de una marca de ropa que hablaba de Nochevieja, ¿Por qué? Si ropa es moda, ¿qué es moda? ¿sólo vestir? Obviamente no, hay otras muchas cosas que lo engloban, desde el móvil que llevas, el ordenador que te has comprado, la forma de hablar, el restaurante en el que cenas… ¡Todo! ¿Por qué no hablar de todo? Una empresa de bebidas, ¿sólo son bebidas? También es comida, claro, y restaurantes, y fines de semana…

Descubramos qué quieren nuestros clientes y qué es coherente con nuestra marca para ayudarles a entretenerse, a pasarlo bien, a aprender, a mejorar…

Un profesor que tuve durante mi máster en ESADE nos dijo que eso de aportar valor era algo muy ambiguo, que hay que ser claros para poder definir bien las estrategias. Hagámosle caso, creemos experiencias para nuestros clientes en todos los puntos de contacto que tengamos con ellos.

Imagen: Value Added

Sobre el autor de este artículo

Jaime Valverde

Jaime Valverde es Strategist en Territorio Creativo. Es un apasionado de las nuevas tecnologías y su aplicación al marketing y está especializado en la orientación al cliente y las estrategias para su retención y fidelización, que desarrolla en su blog, MarketingTakeAway.