e-conomía

Blackberry continuará como empresa independiente y no se venderá

Escrito por Esther Macías

Blackberry no se venderá a Fairfax sino que este grupo y otros inversores destinarán 1.000 millones de dólares en bonos convertibles para que la firma siga siendo independiente. Además, John Chen reemplazará a Thorsten Heins como CEO de la compañía canadiense

El culebrón de Blackberry continúa. La firma no será adquirida finalmente por 4.700 millones de dólares por el fondo de inversión Fairfax Financial Holdings Ltd. como se había anunciado. Tal y como desveló el diario The Globe and Mail y como ha confirmado ya la compañía en un comunicado, la empresa continuará siendo independiente. ¿Cómo? Gracias a la compra por parte de Fairfax y un grupo de inversores de unos bonos convertibles con los que la compañía confía recaudar unos 1.000 millones de dólares (el 25% será destinado por Fairfax). La operación se cerrará en las próximas dos semanas.

En palabras de Barbara Stymiest, presidenta del consejo de administración de BlackBerry, “el anuncio de hoy representa un significativo voto de confianza en BlackBerry y su futuro por parte de este grupo de inversores”. Stymiest recuerda que esta financiación proporciona una inyección de efectivo inmediata. “Algunos de los clientes más importantes de todo el mundo confían en BlackBerry y estamos implementando los cambios necesarios para reforzar la compañía y asegurar que seguimos siendo un socio fuerte e innovador para satisfacer sus necesidades”.

John Chen, nuevo CEO interino

Pero esto no es todo, desde la compañía confirman también, como anticipaba el citado diario, que Thorsten Heins dejará de ser CEO de la compañía. En su lugar estará a partir de ahora y de forma interina hasta que la empresa nombre el sucesor definitivo John Chen, quien fuera CEO de Sybase en un pasado (empresa que fue adquirida por el gigante de software empresarial SAP). Chen será por tanto el responsable de la dirección estratégica, las relaciones y objetivos organizacionales de la empresa en un futuro próximo.

Culminaría así un mandato de casi dos años por parte de Heins, quien fue nombrado CEO de Blackberry a principios de 2012 para sustituir a Mike Lazaridis y Jim Balsillie, que habían dirigido la empresa desde sus inicios. La responsabilidad que tomaba entonces Heins era grande: debía remontar el maltrecho rumbo de la compañía, eclipsada por otros jugadores como Apple y Samsung y volverla a llevar a sus cotas más altas. Heins lo intentó de hecho con el lanzamiento de toda una nueva línea de teléfonos en línea con las tendencias del mercado (pantalla táctil, etc.) y un nuevo sistema operativo. Incluso la compañía, por entonces llamada RIM, cambió el nombre por el de su marca Blackberry. Pero esta estrategia ha tenido poco éxito y los dispositivos no han sido precisamente muy demandados en el mercado. De ahí que la firma anunciara su venta el pasado mes de agosto.

Desde entonces la firma se había pasado los últimos dos meses y medio buscando un comprador que le salvara de la difícil situación en la que se encuentra. Además de Fairfax, son muchos los jugadores que han mostrado interés por hacerse con la compañía; por ejemplo un grupo del fondo de capital privado Cerberus Capital Management, el propio Lazaridis y el fabricante de procesadores Qualcomm.

Un futuro basado en el software más que en los dispositivos

¿Y qué dicen los analistas de este último y sorprendente movimiento de la firma de Ontario? Los expertos de Ovum indican que la elección de John Chen, un veterano de la industria del software y antiguo CEO de Sybase, como presidente y CEO interino de BlackBerry sugiere que Fairfax y otros inversores ven el futuro de la compañía en el software más que en los dispositivos. Una idea lógica teniendo en cuenta las débiles ventas de sus últimos terminales en los últimos meses.
No obstante, aquí el dilema que se plantean desde la consultora es que aún no está claro de dónde provendrá el crecimiento de la compañía en un futuro. “Los nuevos inversores de BlackBerry parecen ver el futuro de la empresa en el software, lo que supone el uso de los servidores de BlackBerry como el core de una plataforma de gestión de dispositivos empresariales más amplia, pero esto genera escasos ingresos para la compañía en la actualidad. Aunque ha logrado algo de impulso con varias empresas que han actualizado sus servidores BlackBerry, la empresa ha fallado en la venta de muchos dispositivos BlackBerry 10, y esto no tiene visos de cambiar en un futuro. Últimamente esto daña el único punto de venta de productos de servidor BlackBerry y deja la puerta abierta a que sean reemplazados por rivales con mejores capacidades para dar soporte a los dispositivos Apple y Android, más populares en el mercado”, aseveran desde la consultora.

En lo que respecta a las otras inversiones en software realizadas por Blackberry, los analistas de Ovum aseguran que la empresa tendrá difícil que éstas sobrevivan y crezcan a largo plazo. QNX, cuyo principal valor era proporcionar un sistema operativo para sus dispositivos, genera en la actualidad menos de 100 millones de dólares al año. Igualmente Blackberry Messenger ha tenido un buen par de semanas en descargas como una opción de mensajería multiplataforma, pero sigue estando por detrás de otras apps de mensajería similares.

Por todo ello desde Ovum no dudan en afirmar que la compañía “necesita una nueva estrategia más que nunca” y que los nuevos responsables empiecen a comunicarla al mercado lo antes posible para “inspirar confianza” en la mítica firma de teléfonos inteligentes venida a menos.

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.