e-conomía

Así es la hoja de ruta de Oracle

Escrito por Natasha Bernal

Las cifras son abrumadoras: en lo que va de año, Oracle ha gastado 5.000 millones de dólares en I+D, un aumento desde los 4.500 millones del año pasado: y no piensan parar. Mark Hurd, presidente de Oracle Corporación, acaba de estar en Madrid, donde se ha encontrado con la prensa para hablar sobre las previsiones de la empresa, sus nuevos servicios y desmentir los rumores sobre el futuro del hardware en la compañía tecnológica.

La firma ha comprado empresas como PeopleSoft, Hiperion y Sun (entre otros), algo estratégico para el crecimiento de la corporación. “Estamos adquiriendo no solamente compañías sino innovación y tecnología, líderes en un área en las que nosotros (Oracle) no estamos construyendo un producto”, apunta Hurd, una táctica que les sirve para fortalecerse frente a los competidores y poder ofrecer mejores servicios a sus clientes como paquete.

Una muestra del éxito actual de la empresa, repite Hurd en todo momento, es el crecimiento de doble dígito (un 11%), algo que éste atribuye directamente al esfuerzo y a la inversión en investigación y desarrollo que está realizando la firma. Estos resultados han hecho que la compañía se replantee las previsiones para el año.  El plan de la empresa es invertir a pesar de la crisis en Europa, tomando ventaja y reclutando personal de ventas y de soporte técnico, además de seguir su trayectoria de inversión en I+D de forma global.

Sobre los rumores de un posible cambio de rumbo de la empresa, Hurd asegura: “No estamos abandonando las productos existentes. Planeamos continuar nuestro desarrollo durante los próximos años”. La estrategia de la empresa, según comenta Hurd, es una fórmula que les está funcionando ya:  “Ser lo mejor que podemos ser” además de “que cada producto sea el mejor de su categoría”. La firma dedicará mucho esfuerzo en el desarrollo de soluciones de ingeniería: integrando sistemas, middleware y bases de datos para incrementar el rendimiento. Además, planea proporcionar un mayor nivel de apoyo a los clientes.

Nuevos productos

Lo más interesante de las nuevas soluciones para negocios, presentadas en su evento Oracle Openworld hace unas semanas, es que están ofreciendo soluciones que funcionan de forma conjunta, embebidas en un mismo servicio que los usuarios pueden adaptar a sus necesidades.

Exadata, uno de los productos más importantes de Oracle, responde a uno de los problemas más importantes que sufren las empresas: el exceso de datos y la velocidad de acumulación de información significa que las bases de datos de las empresas se abarrotan cada vez más rápido, un problema que todas las empresas saben que se agravará con el tiempo. Los nuevos lanzamientos de Oracle, y las versiones de Exadata X2 y X3, comprimirán de forma permanente archivos en las bases de datos, haciendo que se realicen las mismas tareas en una base de datos 100 veces más rápido que en un equipo que no usa este producto. Hurd explica que no se trata solamente de hacer que un ordenador sea superrápido, sino hacer que el rendimiento del mismo incremente.

IaaS (Infrastructure as a Service), parte de Oracle Cloud, permitirá a los usuarios instalar los servicios cloud como una infraestructura detrás de sus firewall. “Se hace de forma individual con cada producto, permitiendo a las empresas a centrarse en la dirección de IP en lugar de la localización cloud”, apunta Hurd.

Big data

Los cuestiones relativas a la protección de datos y otros elementos reguladores podrían representar quizás un obstáculo para el desarrollo de proyectos en el ámbito del Big data en España, no obstante, según Hurd, precisamente esta nueva tendencia podría aportar soluciones a muchos de los problemas a los que se enfrentan sus clientes.

Las soluciones de big data son algo que las empresas tendrán que valorar por ellas mismas, explica Hurd: “Las compañías tendrán que determinar si la información les merece la pena y cómo de valioso es para ellos enviar puestos para monitorizar las redes sociales y otros medios,” indica.

Sobre el autor de este artículo

Natasha Bernal