e-conomía Empresa

Apple admite la evasión de impuestos en Italia y pagará 318 millones de euros

apple-invitacion-9-marzo

Apple pagará 318 millones al fisco italiano, correspondientes a los impuestos que la firma de Tim Cook no pagó entre 2008 y 2013. Aún podría haber responsabilidades penales.

Tim Cook, CEO de Apple, ha reiterado en cientos de ocasiones que su compañía paga religiosamente los impuestos que le corresponden en cada uno de los países donde opera. Sin embargo, la Unión Europea y muchos países del Viejo Continente nunca han llegado a creerse estas afirmaciones y sus investigaciones han derivado no sólo en sospechas por doquier sino también en varias acusaciones formales por evasión de impuestos.

Uno de esos frentes abiertos, el que mantenían los de Cupertino con el fisco italiano, ya ha sido dilucidado mediante un acuerdo por el que Apple pagará 318 millones de euros correspondientes a los impuestos que la compañía no pagó durante los años 2008, 2009, 2010, 2011, 2012 y 2013.

Dicha cantidad es inferior, según ha llegado a afirmar la propia televisión pública italiana, a lo que Apple debería haber pagado durante dichos años en impuestos, por lo que muchas voces se han alzado en contra de este acuerdo al considerar que los de la manzana salen beneficiados después de haber tratado de engañar al fisco de ese país. Eso sí, el caso aún no ha concluido, ya que Apple aún podría enfrentarse a responsabilidades penales por esta política de evitar impuestos, algo que se decidirá en los próximos meses a escala internacional. Asimismo, tres altos cargos de Apple en el país están siendo investigados actualmente por una presunta evasión de impuestos.

Lucha en Europa para evitar la evasión de impuestos

Las prácticas de Apple por ahorrarse impuestos no son únicas de esta compañía ni afectan sólo a la fiscalidad italiana. Y es que son muchas las empresas tecnológicas (Google y Facebook están siendo también investigadas en varios territorios, mientras que Amazon ya ha rectificado al respecto) que se han aprovechado de la libertad de movimiento de capitales dentro de la UE para derivar sus beneficios a países con una política impositiva más laxa, antes de enviar el resultante a Estados Unidos.

En ese sentido, Apple y otras empresas TIC hacían que las filiales nacionales de Europa pagaran unos cánones o precios excesivamente altos por los productos a otra filial de la zona, normalmente Irlanda u Holanda. Estos pagos artificialmente altos dejaban a las compañías regionales sin apenas beneficios o incluso en pérdidas, ahorrando así millones en impuestos. Luego, Apple tan sólo tenía que declarar todos los impuestos en el país con menos impuestos y todo quedaba resuelto de forma legal.

Tim Cook (Apple): “Estoy orgulloso de ser gay”

Sin embargo, esta práctica fue condenada por la Unión Europea y los 28 países que la conforman decidieron investigar ciertos acuerdos fiscales preferentes (como el que tenía la propia Holanda o Luxemburgo) y restringir las prácticas de las grandes multinacionales para derivar sus beneficios a zonas con menor carga de tasas.

En nuestro país, Apple también está aplicando el mismo sistema empresarial que en Italia, concentrando los beneficios de la filial española en Irlanda. Gracias a ello, hasta 2012, Apple no pagaba ningún impuesto sobre sus beneficios en España. Desde entonces, apenas ha abonado 7,5 millones de euros, pese a que la empresa ha incrementado notablemente su volumen de ventas y el número de tiendas oficiales o autorizadas que tiene desplegadas por toda España.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.