e-conomía

¿Amenaza Groupon a los pequeños comercios?

Groupon quejas demandaParece que el mal momento en el que se encuentra Groupon (varios de sus primeros inversores han abandonado la compañía) comienza a repercutir en su negocio. Varios pequeños comercios que utilizan el servicio para atraer clientes con sus ofertas tardaron en recibir los pagos correspondientes y fueron amenazados con demandas al quejarse.

Al menos, eso aseguran varias personas que han escrito correos en los que denuncian la situación a Rakesh ‘Rocky’ Agrawal, colaborador de medios como VentureBeat (donde publicó la noticia), Bloomberg TV o CNBC.

El último de estos correos lo escribió una pareja que posee un spa en Florida y que, tras hablar con un representante de Groupon comenzó a ofrecer masajes por 35 dólares, en lugar de los 90 que costaban normalmente. Según el representante, conseguirían atraer a entre 400 y 500 personas, lo que compensaría esas pérdidas con nuevos clientes.

Finalmente sólo consiguieron vender 215 cupones, pero al matrimonio le pareció una cantidad aceptable. Más tarde, el mismo representante recomendó realizar la misma oferta, pero únicamente en la zona en la que se encuentra el spa, en lugar de toda la ciudad de Miami. En este caso, consiguieron 322 clientes.

El problema es que tres semanas después de que se cumpliese el plazo para que Grupon realizase el primer pago de la segunda oferta (la empresa necesita esperar para mantener su modelo de negocio), la compañía todavía no lo había llevado a cabo. Es decir, el matrimonio había atendido a 72 personas sin cobrar dinero por ello.

Además, cuando decidieron comunicar a Groupon que no atenderían a más personas con su cupón, amenazaron con demandarles por incumplir el contrato. Por otro lado, según explican en un segundo correo, aseguraron a la compañía que explicarían la situación a sus clientes, a lo que la startup respondió con una nueva amenaza de demanda, en este caso por difamación.

De todos modos, Agrawal reconoce que no conoce ningún caso en el que Groupon haya llegado a demandar a algún comerciante, algo que consideraría “un suicidio”, más cuando varios inversores abandonan la compañía. “Los comerciantes no querrían correr ese riesgo”.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.