e-conomía

Amazon, y no Google, compra Twitch

twitch
Escrito por Esther Macías

El gigante del comercio electrónico Amazon levanta la compra de Twitch, la exitosa empresa de retransmisión de juegos en línea, a Google. Pagará por ella 970 millones de dólares.

Desde que hace meses se rumoreaba la posibilidad de que Google comprara la empresa de streaming de videojuegos Twitch, un movimiento que según las últimas informaciones se daba por hecho hasta ayer, cuando se conoció a través de varios medios estadounidenses (The Information  fue el primero en desvelar la noticia) que el comprador finalmente no será la empresa de Mountain View sino Amazon, el gigante del comercio electrónico, que, como ya ha confirmado la empresa de Jeff Bezzos, pagará 970 millones de dólares en efectivo por esta adquisición.

Desde Twitch, Emmett Shear, consejero delegado de la compañía, también ha confirmado la venta a Amazon, explicando someramente los motivos de esta elección, de los que destaca que la compañía mantendrá su independencia e identidad: “Me complace anunciar que hemos sido adquiridos por Amazon. Hemos elegido Amazon porque cree en nuestra comunidad, comparte nuestros valores y visión a largo plazo, y quiere ayudarnos a llegar más rápido. Mantendremos casi todo igual: nuestra oficina, nuestros empleados, nuestra marca y, lo que es más importante, nuestra independencia. Pero con la ayuda de Amazon tendremos los recursos de llevarte una Twitch incluso mejor”.

¿Por qué Amazon?

La noticia ha pillado de sorpresa al mercado. Y no solo porque se esperaba que fuera Google el comprador, sino porque es en esta compañía donde, al menos a priori, parece que podría encajar mejor la oferta y actividad de Twitch, que es, a todas luces, el espacio más popular en Internet para ver gratis videojuegos en vivo en los que otros jugadores están participando desde consolas como la Xbox de Microsoft o la Playstation 4 de Sony.

Desde que naciera hace tres años como una spin-off del servicio de streaming Justin.tv, Twitch ha logrado superar los 55 millones de usuarios al mes (según los datos de julio) y más de un millón de miembros de la plataforma suben vídeos a ésta mensualmente. Además, la compañía tiene acuerdos para emitir exhibiciones de videojuegos con empresas como Gamspot, de CBS Interactive, Joystiq y Destructoid.

Teniendo estos datos en mente –sin olvidar la recaudación de capital que ha conseguido en su historia, que asciende a unos 35 millones de dólares, un montante destinado desde inversores como Bessemer Venture Partners, Thrive Capital y Draper Associates, sin contar el dinero que levantó cuando el proyecto formaba parte de Justin.tv– sonaba muy bien la incorporación de Twitch a la oferta de Youtube, de Google. Aunque la plataforma tiene Live, su propio servicio de streaming en vivo de videojuegos, música, deporte y noticias, incorporar el servicio de Twitch y, sobre todo, su ingente número de usuarios, no era moco de pavo para la empresa de Internet.

Pero ha sido Amazon quien se ha llevado el gato al agua, y la impresionante audiencia de Twitch. La compañía de Bezzos, de hecho, lleva tiempo invirtiendo en contenidos (incluido el vídeo bajo demanda) a los que los usuarios de la empresa pueden acceder a través de su servicio Prime. El quid de la cuestión estará ahora en ver cómo integra y monetiza la propuesta de Twitch, gratuita para los usuarios de este servicio de streaming de videojuegos.

En cualquier caso lo que está claro es que a Amazon le interesa el mundo del juego en línea. Desde hace tiempo anima a los desarrolladores a publicar juegos para su tableta Kindle Fire y, desde hace menos, para su set-top-box Fire TV; además, el pasado mes de mayo lanzaba, por otro lado, la app de Twitch para este último, por no mencionar el trabajo en el que la compañía está inmersa para el desarrollo de videojuegos a través de Amazon Game Studios.

 

 

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.