e-conomía Empresa

Alphabet ya existía y es propiedad de BMW: ¿despiste de Google?

Google empieza a mostrar letras de canciones en sus resultados de búsqueda

Alphabet es actualmente una filial de la firma alemana de automóviles BMW, especializada en prestar servicios a empresas y en la subcontratación de flotas de vehículos.

Parece que en Mountain View no calcularon todos los detalles sobre la nueva estructura de la compañía, que pasa de denominarse Google a convertirse en Alphabet y que migrará de una empresa centralizada a un holding de sociedades diferenciadas, especializadas cada una de ellas en una actividad distinta. Aunque los beneficios de esta reordenación están claros (mayor capacidad de maniobra para fusiones y adquisiciones, cuentas más claras en las distintas filiales, etc.), lo cierto es que el nuevo nombre de Google está dando mucho que hablar.

Desde Google parecía que todo estaba medido al dedillo y Alphabet tenía incluso dos significados, tal y como confirmó ayer el propio Larry Page: El primero de ellos es que representa la lengua, “el núcleo de cómo se indexan las búsquedas en Google”. El segundo, porque aunque “alpha-bet” es un término de ascendencia griega, en inglés puede descomponerse en dos palabras, que significan “apuesta alpha“. Así es precisamente cómo se denomina a las inversiones cuyo retorno está por encima de los objetivos.

Sin embargo hubo un detalle que se escapó (o eso al menos parece) a las expertas manos de los ideólogos de esta reestructuración: comprobar si ya existía alguna empresa con ese mismo nombre. Y resulta que sí, y no cualquier empresa. Alphabet es actualmente una filial de la firma alemana de automóviles BMW, especializada en prestar servicios a empresas y en la subcontratación de flotas de vehículos. Actualmente cuenta con 530.000 coches en las carreteras de los 18 países en los que opera.

google-news

Como cabría esperar, la noticia del nuevo nombre de Google no ha sentado nada bien en BMW, que ya ha confirmado que están “examinando si existe alguna vulneración sobre los derechos de su marca comercial” aunque por el momento no se plantean tomar medidas legales inmediatas.

Google no tendría grandes problemas en retener Alphabet

Sin embargo, y más allá de la confusión que pueda generar en muchos usuarios que busquen Alphabet en la propia Google y acaben en una compañía de renting de automóviles, la realidad es que, en caso de una disputa judicial, Google lo tendría fácil para mantener su nueva denominación.

Google enseña a sus ordenadores a ver formas en las nubes

La primera de las razones es la más obvia: Google ya ha comunicado que no lanzará productos ni marcas comerciales con ese nombre, lo que sí podría generar confusión con la filial de BMW. Por otro lado, para demostrar que Google está infringiendo los derechos de la actual Alphabet, ambas empresas deberían operar en el mismo sector o actividad, cosa que tampoco ocurre. Asimismo, Alphabet es una denominación empresarial bastante frecuente en Estados Unidos, ya que actualmente hay más de 103 marcas registradas con este nombre en ese país.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.

  • El caso es que, realizando una búsqueda en ROMARIN, la base de datos de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI-WIPO), también hay una marca de ropa francesa que es titular del signo distintivo ‘Alphabet’ desde 1977. En cambio, Alphabet Inc. (Google), de momento, no ha realizado ningún registro de marca.

    En cualquier caso, tal vez lo que determina la Protección de Marca es más la actividad de la empresa y la posibilidad de producir una confusión en el público, que no el mero hecho de compartir signo distintivo. No tiene nada que ver una Alphabet de prendas de vestir con una de renting cars, u otra de servicios tecnológicos. Nadie va a comprar una camisa Alphabet o a contratar una flota de coches en alphabet.com pensando que es un producto de la empresa antes conocida como Google.