e-conomía

Las acciones de Apple disparadas: rozan los 600 dólares

apple accionesEl valor de Apple no para de crecer en los mercados. La marca de la manzana, que ha tenido un sostenido ascenso desde hace unos años, está superando todos los récords financieros. Ya es la compañía más valiosa del mundo, dejando muy atrás a la petrolera Exxon Mobil. Ahora sus acciones están a punto de llegar a la cifra de 600 dólares.

Apple lleva una trayectoria meteórica en bolsa. El valor de sus acciones no para de crecer y éstas se encuentran a punto de sobrepasar los 600 dólares. Al pasado cierre de bolsa se hallaban en 589,58 dólares, mientras que a lo largo de la jornada han llegado a los 595. En el momento de publicar esta entrada, a las 17:30, hora española, el contador de Google Finance estaba bailando en los 592 dólares.

Hace unos meses que Apple superó a la compañía que ha sido durante bastante tiempo la más valorada de todas, Exxon Mobile. Ahora la petrolera está por debajo de la firma tecnológica. La distancia es brutal, sobre todo teniendo en cuenta el poco margen de tiempo en el que se ha gestado.

En verano ambas estaban empatadas y Apple llegó a superar brevemente a la petrolera. Sin embargo, para principios del mes de febrero de este 2012 la compañía fundada por Steve Jobs sobrepasaba los 450.000 millones de dólares de capitalización (un valor superior al de Google y Microsoft juntas), mientras que su rival estaba anclado en poco más de 400.000 millones de dólares.

Lo sorprendente es que poco más de un mes después Apple ya tiene una capitalización de mercado de 551.400 millones de dólares. Exoon Mobil ha ganado en este tiempo alrededor de 2.000 millones de dólares en valor total, mientras que el fabricante del iPhone casi 150.000 millones.

Teniendo en cuenta que la capitalización de mercado es la multiplicación del número de acciones por su valor, en éste también se ve reflejado el espectacular incremento. Han pasado de costar 417 dólares, a 10 de febrero, a 592 dólares, a 15 de marzo.

Sobre el autor de este artículo

Pablo G. Bejerano