10 consejos para presentar un proyecto con éxito

Tienes unos minutos para convencer al inversor de tus sueños de que tu proyecto es un éxito garantizado. Convencer es uno de los mayores retos para emprendedores por todo el mundo; tanto que sólo el 1% de las presentaciones iniciales de compañía son exitosas. En TICbeat te damos diez consejos para poder ayudarte a triunfar en las primeras impresiones y poder evitar los errores más comunes que cometen los emprendedores durante las presentaciones. 1-Recuerda que si te han dado la oportunidad de hablar es porque quieren escucharte. Una de las cosas que más irritan a los inversores son las personas que se disculpan antes de comenzar. No estás pidiendo limosna, ni les has pisado. La impresión que causa un “siento molestar, pero…” puede ser muy negativo en cuanto a cómo perciben tu confianza.  Tus ideas son válidas y has trabajado para elaborarlas. Ya tendrás tiempo para disculparte cuando cometas algún error en el futuro. 2-El lenguaje corporal puede ser clave para poder comunicar tu mensaje al inversor. Utiliza gestos afirmativos, exprésate con claridad y firmeza, pero no te pases. Gestos demasiado pronunciados pueden dar una impresión de agresividad o puede hacer aparentar que estás dirigiendo tráfico. 3-Antes de comenzar, asegúrate de haber sido presentado a las personas a las que vayas a hacer el pitch. Si no los conoces, estréchales la mano y preséntate antes de comenzar. Ojo, no hay nada peor que un apretón de manos humedecido por el sudor para echar por tierra cualquier intento de buena impresión. Si te sudan las manos habitualmente por los nervios, un buen truco es visualizarlas cerca de una hoguera cálida e intentar relajarte. O llevar un pañuelo en el bolsillo para utilizarlo antes de comenzar. 4-La confianza y el ánimo que transmites son claves para que los inversores quieran lanzarse. Si ellos ven que eres una persona animada y con confianza de sobra que cree en la idea que está transmitiendo, ayudará a que ellos también crean en ella. 5-Tu aspecto. Igual que cuando vas a una entrevista de trabajo, es importante que todos los empresarios sepan que la vestimenta es un factor importante durante las primeras impresiones. Cómo te vistes determina el grado de profesionalidad que atribuyes a tu idea y el respeto que tienes hacia las personas a las que se lo estás presentando. Muchos empresarios exitosos  reconocen que no han triunfado con algunos inversores por tener un aspecto poco cuidado, a pesar de tener ideas brillantes. 6-Tener apoyo visual es bueno, pero tienes que saberte el pitch. Muchos empresarios dependen demasiado de sus notas y presentaciones PowerPoint, lo que resta fluidez al mensaje. No es necesario que leas lo que está en la pantalla; eso lo pueden hacer los inversores sin tu ayuda. Si piensas que no van a entender los conceptos que estás explicando, es probable que necesites simplificar tu presentación. Si tu idea es algo muy especializado y técnico, siempre puedes facilitar tu presentación en formato papel al final. No dependas por completo de una presentación de ordenador; basta que lo necesites para que se te quede colgado el sistema y quedes en ridículo. 7-Intenta dar profundidad a la voz, hablar de forma pausada y repetir los conceptos clave al final de tu presentación. Cuida el tono de voz y no dejes que los nervios te hagan gritar. Cuanto más relajado estés, más pie darás a que las personas que te escuchen se sienten cómodas. 8- Si tu pitch es de grupo, no permitas que haya ninguna pausa en la que no sepas que decir. Apóyate en tus compañeros, que probablemente pueden ayudar a completar lo que quieres transmitir. 9-No mires el reloj. Si lo haces, te pondrá nervioso y el inversor lo notará. Si el inversor mira su propio reloj, le has perdido para siempre.  Un elevator pitch normalmente dura unos minutos. Un buen pitch es como el tráiler de una película: el objetivo es dejar a los inversores queriendo más. No les cuentes todo de golpe, sino lo que tú piensas que les interesará más. 10-Utiliza palabras como “nosotros” para poder crear empatía con las personas que te escuchen. Mírales a los ojos y llámales varias veces por el nombre. Aunque no quieran invertir en tu idea, se quedarán con un buen sabor de boca y te tendrán siempre presente. Fotografía: Masternewmedia.org

Contenidos Relacionados

Top