AppsDevs

“Si piensas en la experiencia de usuario, piensa en la red”

Este es nuestro primer capítulo de la guía BlueVia Developing Network-Friendly Applications (“Desarrollando aplicaciones adaptadas a la red”). Si quieres descargarte la guía completa o leerla online, puedes acceder a ella de modo gratuito en el blog de BlueVia.

El boom del desarrollo de aplicaciones móviles y la proliferación de smartphones ha atraído a toda una nueva generación de desarrolladores al mundo móvil. La oferta de aplicaciones nunca ha sido mejor. Sin embargo, esto tiene una parte negativa y es que el aumento exagerado del uso de la red puede ser perjudicial para la experiencia de usuario de las aplicaciones conectadas.

Este artículo es fruto de la colaboración entre BlueVia (@BlueVia_es) y TICbeat. BlueVia es el programa global de APIs de Telefónica.

Una buena experiencia de usuario es esencial para el éxito de cualquier aplicación, ya sea móvil o de otro tipo, y la movilidad introduce nuevos retos. Por ejemplo, hacer esperar a un usuario mientras la conexión no está disponible sería una mala experiencia. Sin embargo, ofrecerle otras opciones mientras la conexión no está disponible podría mejorar su experiencia.

Con redes y dispositivos cada vez más rápidos, es habitual que los desarrolladores asuman el “todo vale”, en términos de desarrollo, como si el poder de la red y del dispositivo fueran ilimitados o similares a los de entornos de escritorio. Sin embargo, este no es el caso.

Los usuarios de apps son mucho más sensibles a una mala experiencia con dispositivos móviles y difícilmente perdonan. Por eso hay que prestar atención a todos los aspectos del diseño de la aplicación que puedan tener un impacto, tanto positivo, como negativo, en la experiencia de usuario, entre los que se incluye pensar en la conexión de red.

El diseño network-friendly es uno de los principios del buen “ciudadano de la red”. Las aplicaciones conectadas comparten los mismos recursos de red que otras en una zona geográfica determinada (por ejemplo, dentro del área de cobertura de un teléfono móvil). Por tanto, el comportamiento de una aplicación conectada puede afectar a otras que estén en esa misma área geográfica.

Dependiendo de si utilizas una conexión ADSL, de fibra, LAN o redes de telefonía móvil, cada una tiene características diferentes de máximo rendimiento, retardo de extremo a extremo, gastos de cobertura y capacidad disponible. Podríamos pasar por alto estas características y esperar que todo funcionara, pero conseguir una experiencia óptima para los usuarios (las personas que más importan) requiere que entendamos estas características y desarrollemos esa inteligencia en nuestras aplicaciones para adecuarlas a ellas.

También debes tener en cuenta que los operadores móviles de todo el mundo están cambiando gradualmente a “data caps”, es decir, a un consumo máximo de megabytes al día o mes. Esto supone que debes optimizar los volúmenes de tráfico de la aplicación. Cada megabyte que ahorres repercutirá directamente en el paquete de uso de datos del cliente, y este te lo agradecerá enormemente. Sobre todo si opta por utilizarlo en el extranjero.

Para leer la guía completa, te recordamos que puedes visitar el blog de BlueVia desde donde también podrás descargarla gratuitamente.

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado