AppsDevs

Festivales de verano: no sin tu app

Escrito por Manuela Astasio

Aplicaciones que no deben faltar en el móvil de los festivaleros.

¿Alguien recuerda cómo eran los festivales en la era a. S. (antes de smartphone)? Si hacemos un esfuerzo, podremos evocar algunas imágenes borrosas, como, por ejemplo, la de una multitud que asiste a la actuación de su cantante favorito y eleva los brazos en el aire, mostrando –oh, sorpresa- sus manos libres y vacías al ritmo de la música, porque no sostienen nada que pueda fotografiar, grabar, tuitear, whatsappear o hacer check in para contarle a todos sus contactos “Eh, estoy en el BBK, bailando con las manos en alto, sin pensar en nada más”.  ¿Alguien recuerda eso? En esos tiempos tampoco había aplicaciones.

Cada día son más los festivales que lanzan su propia app oficial. Está la del FIB (este fin de semana en Benicassim), la del Portamérica (hasta el sábado en Porto do Molle), o la del Low Cost (del 26 al 28 de julio en Benidorm), por poner algunos ejemplos venideros. Pero, además de éstas, existen otras aplicaciones que pueden ser de mucha utilidad para el festivalero de pro.

Antes de salir

Organización, por favor: Existe un sinfín de aplicaciones de búsqueda de festivales, para que cualquiera pueda planificar su gira veraniega. Las hay en inglés (Festival Finder), en español (Festivales, para España y Portugal), gratuitas y de pago (World Festival Guide, por 2,69 euros). Las hay también para groupies, como SongKick Concerts, que elabora, a partir de toda la música que guarde tu iPhone, un calendario personalizado con los conciertos de tus grupos favoritos, lo que te permitirá perseguirlos de festival en festival.

Por otro lado, nunca está de más contar con la ayuda de un organizador de eventos como Cloquo (de momento solo disponible para iPhone), con el que programar alarmas para recordarnos cuándo tienen lugar nuestros festivales favoritos, cuándo salen a la venta las entradas y, una vez allí, qué grupos tocan en qué escenario y a qué hora. Rafa Albaladejo, fundador de Cloquo, explica que la app, además de ser capaz de descargar la información de los eventos desde la propia web del festival, tiene en cuenta que, en estos eventos de afluencia masiva, la cobertura muchas veces brilla por su ausencia, y permite descargar hasta 25 alarmas al terminal para que sigan sonando, exista o no el 3G o el wifi.

Cómo llegar: El uso compartido de coches se ha convertido en una alternativa muy interesante para cualquier desplazamiento, y los festivales de música no han tardado en darse cuenta. El responsable para España y Portugal de BlaBlaCar, Vincent Rosso, estima que el uso de vehículos compartidos para asistir a festivales se duplicará este verano. El portal BlaBlaCar.es cuenta, cómo no, con una aplicación móvil, disponible para iOS y para Android, y ha firmado acuerdos con eventos como el FIB, el Low Cost, el Heineken Jazzaldia (San Sebastián) y el Etnosur (Alcalá la Real).

Uno de los métodos de motivación pre-concierto de hoy y de siempre es el de rallar el disco del cabeza de cartel en la radio del coche. Hoy son muchos los festivales que cuentan con sus propias listas de reproducción en servicios de streaming. Un ejemplo es el Sonorama, que tendrá lugar en Aranda de Duero del 15 al 17 de agosto, y que cuenta con su propia playlist oficial en Deezer.

Una vez allí…

Tal y como pasamos las taquillas y nos colocan la pulsera adhesiva de marras, lo primero que debemos hacer es conseguir que todo el mundo se entere de dónde estamos. Foursquare acordó recientemente con Deezer una alianza que permite hacer check in en conciertos y festivales de todo el mundo. ¿Qué habrá que hacer para que te nombren “alcalde” del FIB?

Los festivales cuentan, también, con una faceta de paseo de los domingos, de dejarse ver y ver quién se deja caer por allí, lo que lleva a una cuestión fundamental: la del ligoteo. Ya hay unas cuantas apps dedicadas a estos menesteres que cuentan con geolocalización, como es el caso de CloseMeet, que cuenta con un radar que permite localizar cerca a aquellas personas con las que tenemos alguna afinidad, que, previamente, hayamos indicado al sistema. No solo hablamos de ligar, claro, también podemos usar esta app para encontrar a alguien con quien asistir al último concierto de la noche si nuestros amigos nos dejan tirados.

Ahorra batería. Antes de que los smartphones llegasen a nuestras vidas, los móviles eran capaces de aguantar días sin necesidad de enchufes, pero en cambio, ahora, es habitual encontrarse con puestos de recarga en los festivales (a un euro la hora) o con gente que, antes de presentarse, te pregunta si les puedes dejar un cargador de Galaxy/iPhone/BlackBerry. Para esto también existen apps, como Battery Doctor, que ayuda a monitorizar el uso de la batería de nuestro móvil desactivando automáticamente  aquellas funciones con un mayor gasto, como el WiFi, la vibración, el bluetooth o el GPS.

Foto cc: Eva Rinaldi, CJSorg, jgoge

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.