AppsDevs

¿Por qué los bancos necesitan fichar a un desarrollador?

Los smartphones han cambiado el mundo. Han convertido a los usuarios en personas todo el tiempo disponibles, conectadas a internet 24 horas y siete días a la semana, con todo al acceso de la palma de la mano. Las discusiones se han acabado gracias al socorrido ‘lo busco en Google en un momento’ y los usuarios ya no esperan a llegar a casa para hacer prácticamente nada. El teléfono inteligente es una llave que da acceso a todo: ver películas mientras se va en el metro, buscar el restaurante más próximo… y gestionar la cuenta bancaria.

Los bancos han comprendido la oportunidad que puede suponer el mundo smartphone y saben que el futuro pasa por ahí, pero sin embargo no están destinando la inversión suficiente a innovar en ese segmento, según ha explicado esta mañana Marc Lien, socio de la consultora McKinsey & Company, durante las jornadas de Mobile Banking que se desarrollaron en el centro de Innovación del BBVA, en Madrid.

El 70% de los ejecutivos del sector, según un estudio de McKinsey&Company, están de acuerdo o muy de acuerdo con que el móvil va a cambiar el segmento de la banca, como ha explicado Lien, pero aunque adaptan sus webs para que puedan ser vistas en el mundo móvil no están apostando por el desarrollo de una forma suficiente. Por ejemplo, las aplicaciones móviles de la banca en Estados Unidos están destinadas de forma mayoritaria a los terminales equipados con iOS, dejando a Android en números residuales (tanto que es hasta superado por BlackBerry…). Sin embargo, en el mundo en general de las aplicaciones la estadística en Estados Unidos, aunque aún con un claro ganador (el sistema operativo de Apple), está mucho más equilibrada y tiene más oferta para Android.

Que la industria bancaria no esté invirtiendo en desarrollo todo lo que debería, no implica que no se esté innovando en esa materia. “Hay mucha innovación que está pasando fuera de los bancos”, asegura Lien. Fuera de los bancos están Square, PayPal, Mint o los pagos rápidos de Starbucks. Ellos ya están averiguando qué están haciendo y queriendo los usuarios y ya están ofreciendo soluciones a la medida de lo que necesitan. Los bancos deben posicionarse ahí y desarrollar soluciones que compitan con estas: si lo hacen, afirma Lien, se convertirán en parte de la vida de sus clientes.

Oportunidades de negocio a futuro

Lien distingue tres grandes nichos de oportunidad en los que deben centrarse los bancos a la hora de desarrollar aplicaciones. Primero hay que apostar por formas de banca ultrainnovadoras, en las que las aplicaciones serán llave para hacerse con el mercado diferenciándose de la competencia. Así, por ejemplo, el servicio de pago ‘person to person’ de un banco australiano o el acceso directo al crédito utilizando un smartphone de un banco de Reino Unido.

“Estamos entrando en un mercado en el que la naturaleza de los servicios bancarios son diferentes a los de cinco años atrás”, señalaba ante los asistentes Lien. Tras una primera generación de servicios bancarios móviles que llevaban el banco al bolsillo y una segunda en el que el usuario reclamaba todas las características del banco offline online y móvil, ahora la industria tiene que desarrollar para tener “una experiencia aumentada”.

Igualmente, los bancos tienen una oportunidad desarrollando para el comercio, apostando soluciones que le den una participación “selectiva en el retail” (algo que ya hacen sus competidores de fuera de la industria de la banca) y otra en buscar nuevos modelos de negocio innovadores con los que llegar a los mercados emergentes.

Foto cc @alviseni

Sobre el autor de este artículo

Raquel C. Pico