Destacadas Cyborg Cultura

China aprueba finalmente su ley antiterrorista que compromete la privacidad en Internet

china

La ley obligará a todas las compañías tecnológicas que operen en el país a facilitar el acceso a sus sistemas, bases de datos e información confidencial para que las fuerzas y cuerpos de seguridad chinos puedan combatir el terrorismo.

Finalmente los peores presagios se han cumplido y las autoridades chinas han logrado sacar adelante su nueva normativa antiterrorista. Dicha ley obligará a todas las compañías tecnológicas que operen en el Gigante Asiático a facilitar el acceso a sus sistemas, bases de datos e información confidencial para que las fuerzas y cuerpos de seguridad chinos (incluyendo sus servicios secretos) puedan recopilar información que les permita, supuestamente, luchar contra el terrorismo.

La medida surge en respuesta al creciente empuje de grupos terroristas dentro de la propia China, los cuales exigen la independencia de determinadas regiones del país, como Xinjiang. Allí ya se cuentan por centenares los fallecidos a causa de los atentados y enfrentamientos entre los terroristas y la policía y el ejército chino.

Obviamente, la ley causó desde sus comienzos un profundo rechazo en toda la comunidad occidental, incluyendo al mismísimo gobierno de Estados Unidos. No en vano, el propio Barack Obama habló directamente con su homólogo chino, Xi Jinping, para tratar de evitar la aprobación de esta regulación tan nociva para la privacidad en la Red.

La ley no obligará a tener servidores en China

Sin embargo, la polémica ley incluye un cambio muy importante respecto al proyecto inicial que se había dado a conocer. Así pues, las compañías extranjeras que operen en China no tendrán que disponer de sus servidores dentro de las fronteras del país, sino que podrán mover la información libremente como hasta ahora, sujetas simplemente a la regulación sobre protección de datos habitual.

Ello es un pequeño triunfo para las principales multinacionales del sector, que se verían obligadas de otro modo a invertir cientos de millones en nuevos centros de datos en China y a reforzar sus plantillas en ese país, así como a estar sujetos a una mayor vigilancia e intromisión de las autoridades locales sobre los datos contenidos en sus servidores.

Una vigilancia que se hará igualmente aunque no se encuentren los CPD localizados dentro de China, ya que la ley obliga a cualquier compañía a facilitar la información requerida por la policía o el ejército, se encuentren donde se encuentren los datos. Asimismo, la información no tendrá que ser únicamente de ciudadanos chinos o de actividades locales, sino que (al menos según está tipificado en la norma), las fuerzas de seguridad podrán exigir información de todo tipo, con carácter internacional incluso, para combatir el terrorismo. Sin embargo, este punto entra en conflicto con numerosas legislaciones internacionales, con lo que su aplicación será más complicada y limitada.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.