Ciber Cultura

Youtubers prueban drogas en nombre de la ciencia

canal-youtube-drogas
Escrito por Ana Muñoz

Un grupo de youtubers holandeses han abierto un canal en el que prueban distintas drogas “en nombre de la ciencia” para concienciar a la gente de sus efectos nocivos.

Hace ya tiempo que los grandes ídolos de los más pequeños son los youtubers. Algunos se han hecho famosos por sus canales de videojuegos, otros por sus vídeos de moda y tendencias, mientras que otros son conocidos por expresar sus polémicas opiniones.

Lo que está claro es que hay donde elegir. Pues bien, tres chicos holandeses, Rens Polman, Nellie Benner y Bastiaan Rosman han abierto un canal de YouTube llamado DrugsLab. Como su propio nombre indica, se dedican a probar distintas drogas y se graban bajo los efectos de las mismas “en nombre de la ciencia”

De momento, ya han probado LSD, cafeína pura, hachís, popper, MDMA, hongos y éxtasis. La polémica está servida.

Ellos aseguran que DrugsLab es un canal de YouTube educativo, ya que los usuarios serán los que elijan las drogas de las cuales desean saber su efecto. “Además de nuestro experimento semanal, explicaremos cuáles son los métodos seguros de uso, así como las dosis seguras, efectos, riesgos y qué es lo que debes hacer o no cuando estás drogado”, explican.

Aseguran que con estos vídeos no intentan alentar a nadie sobre el consumo de drogas y que todos sus espectáculos están realizados bajo la supervisión de profesionales.

Capturan drones usados para introducir droga en las cárceles británicas

Lo mejor de todo es que este canal de YouTube sobre drogas está producido por BNN, una asociación de radiodifusión pública fundada por Bart de Graaff. Este productor es conocido por realizar programas para adolescentes sobre temas controvertidos, como drogas, alcohol o sexo.

La razón por la que realizan estos programas es porque, cuanto más represivas son las campañas sobre estos temas, más curiosidad despiertan en los adolescentes y, por lo tanto, más se consumen.

Vía | 20minutos

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.