Entretenimiento

Una nueva versión de la Mona Lisa hecha a nanoescala

Escrito por Redacción TICbeat

Sus responsables son un grupo de investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia, la han bautizado como Mini Lisa y mide un tercio de la anchura de un cabello.

Muchas han sido, empezando por ready made del gran Marcel Duchamp, las imitaciones estilo libre y las versiones un tanto heterodoxas que se han hecho de La Gioconda de Leonardo Da Vinci. Pero quizás la última, la que ha realizado un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia en Estados Unidos, sea, de momento, la más llamativa.

Sobre todo porque ha ganado el título de cuadro más pequeño del mundo. Haciendo uso de una técnica conocida como nanolitografía termoquímica – ThermoChemical NanoLithography, TCNL, en inglés – los científicos han logrado una reproducción microscópica de la obra de arte a la que han bautizado como Mini Lisa. En una entrevista para la revista Langmuir, este grupo de investigadores metidos a artistas desvelan cómo han logrado conseguir esta miniatura del famoso y críptico retrato.

La Mini Lisa. Imagen: Georgia Tech

Mediante un microscopio de fuerza atómica (AFM) aplicaron la técnica de nanolitografía termoquímica, es decir, una fuente de calor en cada píxel (separados 125 nanómetros; cada nanómetro es la mil millonésima parte de un metro) que originaba reacciones químicas en la nanoescala. Variando el grado de calentamiento en cada punto consiguieron controlar el número de nuevas moléculas y por tanto las tonalidades de su imitación. La proporción era concreta: a mayor nivel de calor, mayor concentración de moléculas. Las sombras claras de color gris en las manos y la frente de la Mini Lisa se consiguieron aplicando más calor, mientras que para las zonas más oscuras, las del vestido y el cabello, se requería disminuir los niveles térmicos. La proporción de esta nanoobra resultante es de 30 micras de ancho, el equivalente a un tercio de la anchura de un cabello.

Este logro científico, más allá de la mera y sorprendente anécdota, supone un avance con grandes posibilidades aplicadas a la nanoelectrónica, la optoelectrónica y la bioingeniería. El equipo del Georgia Tech espera que esta técnica permita fabricar nuevos e interesantes dispositivos.

Imágenes Mini Lisa: Georgia Tech

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.