Ciber Cultura Tendencias

Una banda robot recurre al crowdfunding para construirse un vocalista

CH-Stickboy_Milano-CH-028
Escrito por Marcos Merino

Compressorhead es una banda 100% metal, en varios sentidos de la palabra. Y ahora quieren ampliar el grupo (y sacar nuevo álbum) gracias a Kickstarter.

“Muerte al falso metal!”, proclamaban los Severe Warning en un disco de 1987. “Muerte al falso metal!” repetía también el grupo Manowar en varias de sus canciones. Alguien les hizo caso y en 2013 llegaba el grupo que les jubilaría a todos: Compressorhead, el único 100% metal en todo el mundo, como pueden atestiguar sus robóticos integrantes: Fingers (guitarrista, dotado con 78 dedos en cada mano), Bones (bajista) y Stickboy (batería, con 4 brazos). Todos ellos construidos en Alemania a lo largo de 6 años usando material metálico de reciclaje, y todos ellos capaces de tocar instrumentos reales en vivo.

Nuevo disco, nuevo cantante

Ahora, quieren ser también la primera banda de robots en grabar un álbum original: “Estamos inmersos en la fabricación de dos nuevos integrantes de nuestra banda -un robot-vocalista y un segundo guitarrista- y también tenemos a la leyenda musical canadiense John Wright (de ‘NoMeansNo’ y ‘The Hanson Brothers’) componiendo nuevas y fantásticas canciones para el grupo”. El álbum, señalan, contendría 14 canciones

Además, señalan que están construyendo al robot-vocalista para “ser el líder de la banda” (parece que no les convenció la experiencia de ceder ese puesto a Courtney Love en uno de sus últimos conciertos en Milán), por lo que “tiene que actuar como ninguna otra máquina lo hace, contar con los movimientos y el aspecto adecuados, y ser capaz de mantener el espectáculo”. Para ser capaz de mantener esa necesaria interacción con el público, prometen que será tan rápido en el escenario como cualquier humano.

CH-PracticeRoom-MKunz-023

Una campaña de crowdfunding en Kickstarter

Pero los responsables humanos tras el grupo (Frank Barnes, Markus Kolb y Stock Plum) piden para ello la ayuda de su público, en forma de 290.000 euros: “La construcción y programación de los robots requiere de tiempo de dinero, del mismo modo que la producción del álbum”. Señalan que, aunque unas pocas discográficas podrían estar interesadas en financiar un disco hecho por robots, “no lo están en financiar la construcción de nuevos robots”. Por ello, el pasado día 1 de noviembre pusieron en marcha una campaña de crowdfunding en Kickstarter.

Entre las recompensas para los mecenas de la campaña, la posibilidad de descargar el nuevo álbum semanas antes del público en general, o de contar con una versión física (CD o vinilo del mismo), así como artículos de merchandising o una web app capaz de mantenerte ‘conectado’ con el grupo. A los mecenas que aporten hasta 7000 € (ya hay 3) les ofrecen una versión de la app instalable en el cerebro: “Podréis solicitar el implante biónico en 2115 si sobrevivís”.

A más corto plazo, prometen empezar la producción del álbum el día 12 de diciembre de este año, y enviar el resto de recompensas antes de Navidad. El álbum debería estar listo para agosto de 2016. Todo ello, claro, siempre y cuando consigan llegar en las 2 semanas que les resta de campaña hasta su meta de financiación… de la cual sólo han cosechado casi 38.000 €. ¿Quizá la idea de un cantante robot no despierta pasiones entre los fans?

Vía | Kickstarter

Imágenes | Cortesía de Compressorhead

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.