Ciber Cultura

Un medallista paralímpico cobra tres veces menos que un olímpico

medallas-juegos-olimpicos-paralimpicos
Escrito por Ana Muñoz

Los Juegos Paralímpicos tienen menos seguimiento que los Juegos Olímpicos. Sin embargo, ¿Es justo que estos segundos cobren hasta tres veces menos por una medalla?

Mientras que los ganadores españoles que consiguieron hacerse con alguna medalla el pasado agosto cobraron 94.000, 48.000 y 30.000 euros por cada oro, plata y bronce, respectivamente, los deportistas paralímpicos han visto reducidas estas ganancias hasta los 30.000, 15.000 y 9.000 euros.

Esta diferencia de retribuciones entre los atletas olímpicos y paralímpicos es aún más evidente en los deportes de equipo. Así, cada miembro de los primeros que se alzó con una medalla de oro cobró 50.000 euros, mientras que los que se hicieron con un galardón de plata o bronce percibieron 29.000  y 18.000 euros, respectivamente.

Por su parte, los ganadores paralímpicos que consiguieron alguna de estas tres medallas obtuvieron una recompensa de 15.000, 7.500 y 4.500 euros, respectivamente.

Pero España no es el único país que cuenta con estas diferencias entre los deportistas olímpicos y paralímpicos. Estados Unidos también tienen esta especie de brecha salarial. Así, los atletas discapacitados llegan a cobrar hasta cinco veces menos que los que compitieron por el podio en agosto.

En un país como el nuestro en el que la sociedad apuesta por la igualdad de género y la igualdad de capacidades, es precisamente interesante que sea en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos donde se encuentre una mayor desigualdad.

Todas las restricciones de los Juegos Olímpicos 2016

Miguel Carballeda, presidente del Comité Paralímpico Español, lleva años denunciando esta situación y propone que se tome como ejemplo a Portugal o La India, donde las recompensas son iguales en ambos casos.

De hecho, los que deciden este tipo de retribuciones también deberían tener en cuenta que el entrenamiento de los atletas paralímpicos suele requerir material deportivo más costoso que el de sus compañeros. Eso por no hablar de la falta de patrocinadores en este ámbito.

En definitiva, el debate está servido. Ahora sólo queda ver si en los próximos Juegos Olímpicos y Paralímpicos la situación cambia.

Vía | Correr y Fitness

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.