Entretenimiento

Los 7 trabajos más raros que existen en el sector de la alimentación

Los 9 trabajos más raros que existen en el sector de la alimentación

Repasamos cuáles son algunos de los trabajos más raros que existen en el mundo de la alimentación, desde probadores de comida de perro a mascadores de chicle profesionales o peladores de huevos cocidos para restaurantes.

En todo sector existen profesiones más peculiares, atípicas o desconocidas por el gran público que tienen utilidad y valor y requieren imaginación y técnica a la hora de ponerse en práctica.

Las 11 comidas más raras del mundo: cerebro frito, araña crujiente o embriones

Si hace poco te contábamos cuáles eran los trabajos más raros de la historia -desde frenólogos a resurreccionistas o predicadores de noticias-, hoy le toca el turno concreto al ámbito de la alimentación, donde hemos rescatado en otras ocasiones las comidas más lujosas y caras del globo o los platos más extraños preparados entre fogones.

A continuación encontrarás algunas de las profesiones más raras que perviven en la actualidad en el sector de la alimentación, donde la creatividad, el buen gusto o la pericia son muy valoradas por marcas y establecimientos. ¡Vamos allá!

Los 7 empleos más raros del sector de la alimentación

  • Probador de alimentos para perros: Para garantizar que la comida de nuestros amigos caninos tenga buen sabor, los probadores de alimentos para perros informan sobre la textura y la consistencia de los productos especializados. Dado que la mayoría de los alimentos para perros están hechos con verduras, pescado y carne de alta calidad, no es tan grave como parece.
  • Masticador de chicle: Si eres de esas personas que siempre tiene una goma de mascar en la boca, este trabajo es perfecto para ti. Empresas fabricantes de chicles como Cadbury contratan gente para masticar sus chicles antes de ponerla en los estantes. Entre otras tareas, estos masticadores profesionales ayudan al equipo de marketing a aportar nuevas ideas y ayudar a los científicos especialistas a obtener el sabor correcto.
  • Pelador de huevo: Aunque te parezca insólito o curioso, existen diversos restaurantes y compañías que contratan peladores de huevos para hacer el trabajo, pese a que existen máquinas que pueden completar esta tarea. Como curiosidad, un empleado de la división de huevos cocidos de Atlantic Food fue capaz de pelar 48 huevos duros en un minuto, convirtiendo su mérito en un récord mundial.
  • Escritor de mensajes para galletas de la fortuna: ¿Alguna vez te has comido una galleta de la suerte, esperando a ver el mensaje escrito en su interior? Por supuesto, existen personas creativas y con buenas capacidades gramaticales que se encargan de realizar este trabajo.
  • Artista: Son numerosos los artistas que han trabajado durante siglos para convertir los alimentos en arte en forma de cuadros de bodegones, joyas, porcelana, huevos decorativos y platos elaborados de forma artesanal. Por otra parte, los profesionales de la alimentación pueden usar su conocimiento para diseñar y fabricar equipos de cocina, teteras y herramientas elegantes y útiles para los cocineros.
  • “Ojeador” de alimentos: Estos buscadores surcan diversos lugares del planeta en busca de artículos nuevos y exóticos para agregar al menú de un restaurante.Es habitual que acudan a los mercados de agricultores para encontrar alimentos frescos, nuevos y cultivados de forma local para incorporar a los platos, así como especias lejanas y recetas ancestrales cedidas por los lugareños.

Fuente | Reader´s Digest

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.