Entretenimiento

Thom Yorke abandona Spotify porque paga “una mierda” a los nuevos artistas

Escrito por Redacción TICbeat

El cantante de Radiohead reabre la polémica acerca de los beneficios del streaming para los autores.

En 2007 Radiohead distribuyó su trabajo In Rainbows de una forma que entonces resultaba rompedora en un grupo tan exitoso: permitió su descarga digital a cambio del precio que cada internauta estipulase adecuado. Ahora, su vocalista y líder, Thom Yorke, ha anunciado en Twitter que ha retirado sus canciones en solitario y las de su grupo Atoms for Peace de Spotify porque, según dice, el servicio de streaming paga “una mierda” a los nuevos artistas por las escuchas de su música.

“Los nuevos artistas reciben una mierda con este modelo”, ha dicho en la red de microblogging el cantante pelirrojo, que también ha abandonado el servicio Rdio. Yorke no ha sido el primero en decir que ningún músico nuevo podrá sobrevivir de sus descargas en streaming: antes que él, ya denunciaron las bajas retribuciones de Spotify otros artistas como la violonchelista Zoe Keating o Magnus Uggla, pero no se les concedió demasiada notoriedad e, incluso, en el caso de Uggla, se les desautorizó por ser poco conocidos. Pero las cosas cambian cuando quien se queja es el intérprete de “Karma Police”.

Según reflejaba en febrero un artículo del diario EL PAÍS, por 131.000 reproducciones de su música en Spotify, Keating obtenía 547,71 dólares o, lo que es lo mismo, 0,42 euros al día. Otros cálculos, como el de esta entrada de Blogoff, cifran en 0,004 céntimos de euro la cantidad que los artistas perciben por cada reproducción de sus canciones en el streaming musical. Lo cual aportaría a un músico con 33.000 reproducciones unos ingresos totales de 120 euros.

Una defensa de los que vendrán detrás

El modelo, pues, solo deja ingresos sustanciales en aquellos músicos con un número colosal de escuchas, como Daft Punk, quienes han conseguido que su último sencillo, “Get lucky”, se haya convertido en una de las canciones más reproducidas de la historia. Y ésa es, precisamente, la denuncia de Yorke y del que fuera productor de Radiohead, Nigel Godrich, que ha recordado, también en las redes sociales, que los servicios de streaming “no son nada” sin esos nuevos artistas a los que apenas conceden ingresos.

Godrich ha querido dejar claro que ni sus reivindicaciones ni las de Yorke se refieren a su caso concreto (en las últimas dos décadas Radiohead ha vendido millones de cedés): “Si no intentamos establecer unas condiciones justas para los nuevos productores y artistas, el arte sufrirá. No os equivoquéis: éstos son los mismos tíos de la industria de siempre intentando hacerse con un dominio total de la distribución de música en la red”.

El productor ha recalcado que crear nueva música necesita financiación. Se ha referido al caso de Pink Floyd, cuyos álbumes fueron recientemente incorporados a Spotify, después de que sus fans en la red así lo reclamasen. “Dudo mucho de que, si en 1973 la gente hubiese escuchado Spotify en vez de comprar discos, Dark side of the Moon se hubiera llegado a editar alguna vez. Era demasiado caro para eso”, ha afirmado. Otros grandes nombres del pasado, como los Beatles, AC/DC, Led Zeppelin y King Crimson, nunca han subido sus canciones a la plataforma de streaming.

Yorke ha contestado a quienes le acusaban de no conseguir nada más que hacer daño a sus fans con lo que algunos califican de “rebelión sin sentido” diciendo que lo está haciendo por sus compañeros músicos. “Todos esos nuevos artistas a los que tanto os gusta descubrir en Spotify nunca serán retribuidos justamente”, ha asegurado.

Foto cc: mcmortygreen

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.