Ciber Cultura Tendencias

El panorama a día de hoy del sector del streaming musical

11181092185_05abd364e5_z
Escrito por Marcos Merino

Spotify se mantiene sentado en su trono, pero media docena de rivales esperan su oportunidad. El último en sumarse: Tidal.

“Sin música, la vida sería un error”
(Alicia Keys citando a Friedrich Nietzsche en la presentación de Tidal)

Vivimos tiempos interesantes para el sector de la música en streaming. El liderazgo de Spotify se mantiene indiscutido, pero la compañía sueca tiene claro que cualquier despiste o relajación puede dar una oportunidad a media docena de competidores viables. El último golpe recibido por Spotify lo ha asestado, como ya os contamos, la plataforma comprada y reformada por Jay Z: Tidal. Pero hay más actores en este negocio.

Cuando echamos un vistazo al sector del streaming musical, nos encontramos con plataformas que comparten una serie de características comunes: por una pequeña cuota mensual (en muchos casos, ofreciendo también una modalidad freemium con publicidad), ofrecen la posibilidad de acceder a tantas canciones de su catálogo como desee el usuario, permitiendo incluso su descarga en múltiples dispositivos para su escucha en modo offline. Suelen ofrecer también funcionalidades vinculadas a la creación y compartición de playlists. La mayoría de ellas mantiene acuerdos con las 4 grandes discográficas del mundo: Sony Music Entertainment, Universal Music Group y Warner Music Group.

El rey y los aspirantes

Spotify: 60 millones de usuarios activos en todo el mundo (una cuarta parte de ellos, usuarios de pago). En su versión móvil, los usuarios en modalidad gratuita no pueden elegir las canciones y se les limita la oferta a la radio por Internet. Por 10 $ al mes, ofrece un servicio premium sin publicidad para acceder a sus más de 30 millones de canciones.

Google Play Music: La plataforma de música en streaming integrada en Google Play ofrece escucha ilimitada de más de 30 millones de canciones por 10 $ al mes, sin modalidad gratuita. Siendo usuario, se ofrece también la posibilidad de acceder al servicio Youtube Music Key, con videoclips seleccionados y libres de anuncios.

Tidal: El recién llegado… en su versión actual, puesto que antes de ser adquirido por Jay Z fue propiedad de la compañía sueca Aspiro. Como Spotify, ofrece escucha ilimitada de su catálogo de 25 millones de canciones y 75.000 vídeos musicales. Al contrario que éste, no ofrece modalidad gratuita, sólo ofertas de suscripción de 10 $ para calidad de sonido estándar (que ha sido bautizada -por error o con ironía- como Tidal Premium) y otra de 20 $ para sonido de alta fidelidad (por encima de la calidad MP3, una novedad frente a sus rivales). También ofrece un servicio de reconocimiento de música (al estilo de Shazam) y contenido musical creado por periodistas musicales. Se dirige a un público extraño: usuarios que valoran la buena calidad del sonido pero a los que les atraen los artistas superventas como los que han fundado el servicio y que constituyen el grueso de su catálogo.

Deezer: Plataforma lanzada en Francia en 2007, cuenta con 35 millones de canciones en su catálogo y 16 millones de usuarios activos mensuales (de los cuales 6 son de pago). Desde hace poco ofrece el servicio Deezer Elite para sonido de alta fidelidad, pero no es comparable a Tidal: sólo está disponible para equipos de sonido Sonos.

Beats Music: Plataforma adquirida recientemente por Apple, de la que se comenta que podría integrarse con iTunes en los próximos meses. Disponible únicamente en Estados Unidos, ofrece únicamente una suscripción de pago para acceder a su catálogo de más de 20 millones de canciones.

Imagen | taymtaym

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.