Ciber Cultura

Taylor Swift deja Spotify: crónica de una marcha a la francesa

Taylor Swift deja Spotify: crónica de una marcha a la francesa
Escrito por Manuela Astasio

La popular cantante estadounidense retira súbitamente todas sus grabaciones de la plataforma sin dar explicaciones; desde la compañía aseguran que estaba ganando millones de dólares al año.

La cantante estadounidense de pop y country Taylor Swift tenía una audiencia millonaria en Spotify: solo en el último mes, cerca de 16 millones de usuarios del servicio de streaming musical escucharon sus canciones, que estaban, además, en alrededor de 19 millones de listas de reproducción. Hablamos en pretérito imperfecto porque todas sus grabaciones han sido retiradas de la plataforma.

De la noche a la mañana no queda ni rastro de la estrella en Spotify; ni su último sencillo, el ya tarareadísimo ‘Shake it off’, cuya letra se burla de las críticas que recibe la cantante, ni sus primeros discos. El pasado 27 de octubre Swift lanzó su nuevo álbum, 1989, pero éste nunca llegó a Spotify.

No es el primer ni el último caso de un artista que decide marcharse de la plataforma sueca. Muy sonado fue el del ex vocalista de Radiohead, Thom Yorke, quien abandonó el servicio en julio de 2013 alegando que Spotify pagaba “una mierda” (declaraciones textuales) a los artistas por la reproducción de sus canciones. Swift, en cambio, se ha marchado sin dar explicaciones. Fuentes de Spotify en España explican a TICbeat que la compañía se encuentra en conversaciones “con su discográfica, su manager y sus fans para intentar convencerla de que tenga su música de nuevo” en la plataforma.

La estrategia de comunicación de la empresa al respecto parece ser la de tomárselo con buen humor: una entrada en el blog oficial de Spotify le dedica una lista de reproducción a la cantante suplicándole que vuelva. Los títulos de las canciones conforman una frase: “Hey, Taylor, queríamos reproducir tus estupendas canciones de amor y ya no están aquí”. Son las siguientes: ‘Hey’, de los Red Hot Chili Peppers; ‘Taylor’, de Michael Ethington; ‘We Wanted to Play’, de Pinhead Society; ‘Your Amazing’, de Epic Connection; ‘Love Songs’, de Dj Dodger Stadium; ‘And’, de The Telescopes; ‘They’re not’, de Utenzil y ‘Here Right Now’, de Original Cast Recording.

“Desde Spotify esperamos que ella cambie de opinión y se una a nosotros para construir una nueva economía de la música que funcione para todos. Creemos que los fans deberían ser capaces de escuchar música donde y cuando quieran, y que los artistas tengan el absoluto derecho a ser retribuidos por su trabajo y protegidos de la piratería. Por este motivo, nosotros pagamos aproximadamente el 70% de nuestro beneficio a la comunidad musical”, señala la declaración institucional de la compañía.

Taylor Swift está ganando “cientos de miles de dólares al mes” con Spotify

No queda claro, sin embargo, qué ingresos proporciona a los creadores musicales Spotify, que ofrece a sus usuarios un modelo gratuito, financiado con publicidad, y otro de pago. Ante la pregunta de qué margen perciben los artistas por la reproducción de sus canciones, Spotify España responde a TICbeat que ellos pagan a las discográficas y, por tanto, desconocen “el acuerdo que pueda tener la discográfica con el artista”. No obstante, como explicó el director general de la empresa en España, Javier Gayoso, en una reciente entrevista con TICbeat, la iniciativa Spotify for artists, con la que la compañía pretende explicar cómo funciona su modelo de retribución de forma más clara, “ha disminuido de forma drástica los comentarios negativos por parte de los artistas”.

En el caso de Taylor Swift, fuentes de la compañía en España aseguran “que está ganando cientos de miles de dólares cada mes, y millones de dólares al año desde Spotify”.

En el momento de su marcha, Thom Yorke explicó que emprendía ésta para denunciar los escasos fondos que los nuevos artistas reciben con modelos como el de Spotify. Algunos artistas denuncian que solo quienes cuentan con un número colosal de escuchas, como la propia Swift, obtienen ingresos sustanciales de Spotify. En cualquier caso, a juzgar por su marcha, parece que a la cantante y a su equipo no le rentan lo suficiente como para permanecer en la plataforma.

Pese a su silencio actual, Swift sí se pronunció el pasado mes de julio sobre los nuevos modelos de distribución musical en una columna en el Wall Street Journal, en la que aseguraba que la piratería, los archivos compartidos y el streaming habían hundido drásticamente las cifras de venta de discos. En el artículo, la cantante se refería a los artistas que, como hicieron Yorke y Radiohead con su álbum In Rainbows en 2007, decidían “prácticamente regalar su música”. “La música es un arte, el arte es importante y difícil de encontrar, y las cosas importantes y difíciles de encontrar merecen ser pagadas”, señalaba entonces Swift.

La del lanzamiento de 1989 es una historia, como casi todas las de los grandes lanzamientos discográficos en la era digital, de filtraciones y adelantos forzados. La cantante contaba con una cuidadosa estrategia de comunicación, mediante la cual pensaba desvelar paulatinamente pequeñas pistas, como versos o polaroids, de su nuevo disco en sus perfiles en las redes sociales, pero, finalmente, 1989 se filtró a la red tres días antes de su lanzamiento oficial. Su periplo concluye ahora con la retirada de Spotify de su autora.

Foto cc: Eva Rinaldi

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.