Entretenimiento

Si viajas a alguno de estos países deberías conocer sus leyes (Infografía)

A parte de las culturas y costumbres, algunos países tienen leyes muy distintas a las nuestras que los turistas deberían de conocer antes de emprender su viaje.

Más allá de las pequeñas diferencias culturales que pueden causar leves disputas entre turistas y nacionales, en algunos países una actitud que puede considerarse completamente normal en una parte del mundo, es ilegal en otra.

Por ejemplo, mientras que sujetar los palillos hacia arriba en China puede ofender al de al lado, en Tailandia tirar basura al suelo está tan mal visto que puedes acabar en la cárcel. 

Desde prohibiciones más lógicas como portar armas o conducir bajo los efectos del alcohol, hasta leyes arcaicas como la ilegalidad de las relaciones homosexuales, la infografía de Cooney & Conway te muestra todo lo que has de saber relacionado con la legislación de 11 países que se diferencian bastante con las obligaciones legales que ya conocemos.

Posiblemente más de uno habla naturalmente empleando palabrotas entre frase y frase; no obstante, si viajas a México más te vale hablar con propiedad ya que es ilegal usar palabras ofensivas en los lugares públicos. Así, en los Emirates Árabes Unidos ciudadanos estadounidenses han sido detenidos por usar gestos considerados inapropiados por la policía local, e incluso por mostrar afecto mutuo en público con un inofensivo beso.

Para muchos turistas su gran aliado es la cámara de fotos, pero cuidado: en muchos países es ilegal fotografiar ciertos edificios o personas. En Cuba está prohibido capturar imágenes de instalaciones militares o policiales, e incluso de aeropuertos, estaciones de tren o puertos.

Parece que el sector militar es un ámbito sensible, ya que en Uganda tampoco está permitido sacar fotos a zonas militares, oficiales o diplomáticas, al igual que en Argelia. Además, es aconsejable pedir permiso antes de retratar a un individuo con tu cámara. Lo mismo sucede en Arabia Saudi, donde además no debes fotografiar a mujeres o zonas donde se reúnan las mismas.

Las medidas más extremas son las que toman en los Emirates Árabes Unidos, donde sacar tu cámara a lucir en zonas restringidas te puede suponer una multa de más de 1.200 euros o uno a tres meses detrás de rejas.

Lo que más predomina es la prohibición de relaciones homosexuales. En Uganda, por besarte en público con tu pareja del mismo sexo pueden detenerte. En Argelia penaliza las relaciones sexuales entre dos personas del mismo sexo con multas y hasta 3 años de cárcel. En Arabia Saudi, no sólo es un crimen mantener una relación homosexual, sino que cualquier muestra de apoyo a tales relaciones será castigado con dureza.

Estos son las ciudades más baratas y los países más económicos para viajar

En los Emirates Árabes Unidos, el travestismo también está prohibido, y actitudes de este tipo junto a relaciones homosexuales puede acabar hasta en pena de muerte. Malasia se suma a está arcaica actitud, con penas de hasta 20 años y maltrato por el simple hecho de ser homosexual. Singapur también es intolerante en este aspecto, no obstante adopta una represión más crítica hacia el genero masculino.

Además, cuidado con expresar tu opinión política o participar en manifestaciones contra el gobierno, ya que en muchos países puedes acabar encerrado o deportado.

Parece que estas leyes están muy lejanas, pero Europa también figura en la lista. En Alemania está duramente penalizado montar en bici ebrio, razón por la que puedes perder tu carnet de conducir.

Además, seguro que no sabías que una inocente pelea de almohadas puede suponer un crimen en Alemania, ya que una almohada es considerada un arma pasivo, es decir, los empleados para protegerse de otros ataques. Tampoco puedes hacer una pausa mientras circulas por la autopista, a no ser que sea una emergencia.

Si participas en una manifestación en Alemania no te cubras la cara, ya que las máscaras están prohibidas. Así, evita hablar de literatura o música a favor del nazismo o fascismo.

Vía | Business Insider

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!