Entretenimiento

Scott Kelly, el hombre que pasó un año en el espacio: “La gravedad da asco”

Scott Kelly, astronauta de la NASA, desde el espacio

El capitán de la NASA Scott Kelly explica cómo es vivir fuera de la Tierra 340 días, qué sintió al volver a nuestro planeta o su escepticismo inicial a SpaceX y otros operadores privados.

No es una superestrella de Hollywood ni el deportista del momento. Tampoco es el último gurú de la industria tecnológica. Pero, entre todo este maremágnum de famosos más o menos válidos, Scott Kelly ha conseguido devolverle a la carrera espacial una notoriedad de la que hacía años que no disfrutaba. Este hombre, capitán de la NASA, ostenta el récord de permanencia en la Estación Espacial Internacional, con 340 días habitando en gravedad cero, una marca nunca lograda por un occidental.

Su hazaña no es sólo una gesta de valentía y orgullo patriótico de Estados Unidos: también es un experimento muy valioso para conocer los efectos de los largos viajes espaciales sobre el cuerpo humano. Y es que, si queremos llegar algún día a Marte, antes hay que saber si nuestro organismo está preparado para tamaña excursión.

Por el momento, Kelly tan sólo ha denotado algunos de los síntomas habituales tras estar tanto tiempo en gravedad cero, como un incremento de altura (5 centímetros), pero los hallazgos más importantes serán los que se conocerán con el paso del tiempo, cuando se vayan comparando sus parámetros vitales con las de su hermano gemelo idéntico, también astronauta de la NASA, quien se quedó en casa durante todo este tiempo.

Tu signo del zodiaco podría haber cambiado según la NASA

En ese sentido, los científicos sospechan que la prolongada exposición de Kelly a la radiación solar puede haber tenido un impacto directo sobre la longitud de sus telómeros, una parte del ADN que determina la edad biológica del sujeto. Un tema sobre el que este héroe norteamericano no duda en bromear: “Seguramente cuando yo aparente 70 años, él (por su hermano) aparentará 50 y dirán que se debe a haber estado tanto tiempo en el espacio. Yo diré que es porque se ha puesto bótox”.

Los gemelos Mark y Scott Kelly

Los gemelos Mark y Scott Kelly

Y es que Scott Kelly se caracteriza, sobre todo, por un sentido del humor imperturbable, como el que demuestra cuando se le pregunta por cómo vivió su regreso a la Tierra después de un año fuera de nuestro planeta. “La gravedad da asco. Los primeros días me dolía todo, sentía la sangre bajándome por todo el cuerpo hacia las piernas, me picaban los brazos. Eso sí, al estar en gravedad cero, se me quitaron todos los callos de los pies, lo cual asombró incluso a una masajista profesional”.

Pero si algo asombra de Kelly es la naturalidad con la que habla de su aventura espacial, como si se tratara de un largo viaje a casa de unos familiares a preparar una cena. “Volar al espacio es increíble, vas en la Soyuz y notas como todo vibra, te duele el cuello y sientes toda la presión por el cuerpo. Luego, cuando te das cuenta de que no vas a morir, es la cosa más divertida del mundo. Una vez en la Estación Espacial Internacional la situación es agridulce, porque tienes un contacto humano muy limitado, no puedes salir a dar una vuelta, te duermes y te levantas trabajando… pero como la misión era tan especial, la verdad es que fue emocionante”.

Elon Musk pretende lanzar 4.000 satélites al espacio para ofrecer Internet al mundo

Scott Kelly, quien ha abandonado la NASA tras su expedición, ahora cuenta sus vivencias en toda clase de eventos corporativos y charlas educativas de norte a sur y de este a oeste de Estados Unidos. Un estilo de vida que dista mucho del que tuvo durante un año en el espacio, en el que llevó a cabo más de 400 experimentos distintos en diversas categorías (muchos de los cuales, admite, no sabía exactamente de qué se trataban). La mayoría de ellos, como no podía ser de otro modo, tenían que ver con los efectos fisiológicos de vivir en el espacio.

scott-kelly-nasa

Eso sí, su labor en la Estación Espacial Internacional no se limitó a ser el conejillo de indias de la NASA o a ejecutar algunas mediciones. Como el propio Kelly explica, “cuando estas en la estación espacial, tú eres el tipo de informática, el médico, el científico, el técnico… no puedes llamar a nadie para que te arregle un problema en el espacio. Por eso un astronauta tiene que tiene algo de background en aspectos técnicos, pero también debe mostrar habilidades e intereses en otras áreas… además de ser alguien con quien quieras vivir en el espacio”.

Escéptico sobre la conquista espacial privada

Durante una de sus conferencias, a la que ha asistido TICbeat, Kelly ha admitido que era un poco escéptico sobre la entrada de operadores privados -como SpaceX de Elon Musk– en la carrera espacial.

“Al principio tenía mis reticencias sobre estas empresas, porque la NASA tiene su forma particular de hacer las cosas, con mucha burocracia pero que tenía como fin mantener la seguridad en un entorno tan extremo como este. Sin embargo, ahora tengo esperanzas de que salga bien. Antes pensaba que la gente de SpaceX estaba completamente loca, ahora sólo pienso que son muy ambiciosos”.

Kelly tampoco deja pasar la oportunidad de mandar un recadito a la nueva Administración que regirá Estados Unidos durante los próximos cuatro años, con Donald Trump en la Casa Blanca: Una de las peores cosas de la NASA es la burocracia y, en concreto, los cambios de Administración. Comenzamos un proyecto, se abandona, se vuelve a reavivar y otro grupo de expertos vuelve a rechazarlo. Al final nunca conseguimos acabar un solo proyecto”.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.